Local

La concertada vuelve a protestar

Banderas naranjas y de España en la caravana de Salamanca

La plataforma Más Plurales Castilla y León de la educación concertada (la privada que pagamos entre todos) ha convocado este domingo manifestaciones en coche en ocho provincias de la Comunidad bajo el lema #StopLeyCelaá para mostrar su rechazo a la ley educativa LOMLOE que “pretender recortar libertades y derechos educativos de los ciudadanos”.

 

En Castilla y León se han convocado ocho manifestaciones en Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Soria, Valladolid y Zamora. Las manifestaciones comenzaron a las 11.00 horas y recorrieron diferentes calles del centro de cada ciudad para hacer visible la lucha a favor de la libertad de educación.

La marcha de Salamanca salió desde el aparcamiento de las Bernardas (Camino de las Aguas) y allí se dieron cita mayores y menores, defensores de la educación concertada y sus privilegios (pese a estar viviendo del concierto con el dinero público) y recorrió Rector Esperabé, San Gregorio, San Vicente, avenida Mirat, Gran Vía, Rosario, Canalejas, San Antonio y Camino de las Aguas. Además de las bandera naranja que identifica el movimiento contra la ley de educación, muchos coches llevaban también banderas de España (pobre bandera).

En Castilla y León la Plataforma Más Plurales está formada por la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y padres de Alumnos (Concapa), los sindicatos FSIE (sindicato mayoritario en la enseñanza concertada) y FEUSO (federación de Enseñanza de USO) Castilla y León, y las patronales Escuelas Católicas Castilla y León.

Galería de fotos de la protesta, en este enlace

Más Plurales se atribuye la representación en Castilla y León de más de 100.000 alumnos, miles de familias, más de 10.000 profesionales y 200 centros educativos, el 30 por ciento de la educación de la comunidad autónoma. La plataforma promueve en Castilla y León la campaña “Más plurales, más libres, más iguales. Hacia una escuela realmente inclusiva, con todos y para todos”, cuando algunos centros segregan a los alumnos por sexos.

Según informa la plataforma, la ley educativa promovida por el Gobierno “pretende restringir libertades sociales y eliminar la pluralidad educativa”, cuando es todo lo contrario, pero se trata de que la pública gane peso sobre la concertada (ambas se financian con dinero público).

Abusos amontonados

Por su parte, la ministra de Educación, Isabel Celaá, señaló este domingo que «la Lomloe es una ley necesaria y urgente que viene a deshacerse de todos aquellos abusos, desequilibrios, que se habían amontonado en nuestro sistema educativo. Eran obstáculos para que las personas pudiera seguir progresando».

Afirmó que la derecha no habla de educación, sino que habla de «si la concertada sí o no, si la religión más o menos. Esta vez han añadido dos puntos nuevos, la educación especial y también la lengua. Pero ni les importa la concertada, ni les importa la lengua. Todo lo encintan con el nombre de la libertad, prostituyendo el verdadero sentido de la libertad«, concluyó.

Otro de los argumentos que utilizan las empresas y el PP y Vox es que los alumnos pasarán de curso con suspensos, ante lo que Celaá dijo que «con la Lomce casi un 24% de alumnos pasaban de un curso a otro con suspenso».

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba