fbpx
LocalPortada

El Ayuntamiento recomienda ventilar interiores con la puerta cerrada

En un folleto repartido en los centros de vacunación con recomendaciones para evitar contagios

La ventilación o renovación del aire en los espacios interiores se ha constatado como una de las principales herramientas para prevenir los contagios de covid. Así lo explican la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el propio Gobierno de España.

 

No lo tiene tan claro el Ayuntamiento de Salamanca que ha editado y distribuido en los puntos de vacunación folletos titulados «Covid-19. Recomendaciones para personas mayores. La prevención no tiene edad», en los que recomienda ventilar los espacios interiores pero «con la puerta cerrada», en contra de todas las evidencias que recomiendan apertura de puertas y ventanas para facilitar la circulación del aire para arrastrar los aerosoles que pudieran estar flotando.

Literalmente, el párrafo dice lo siguiente: «Las estancias donde permanezca durante el día al menos 5 minutos, cerrando la puerta de la sala para que la corriente disemine el aire por el resto de la casa».

Un mensaje que siembra confusión y contradice a los principales organismos que afirman que la ventilación natural deberá ser ventilación cruzada, con la apertura de puertas y/o ventanas opuestas o al menos lados diferentes de la sala, para garantizar la circulación del aire y barrido eficaz de todo el espacio, tal y como señala el Gobierno en esta infografía:

La OMS, por su parte, explica, entre otras cosas, que «cuando se encuentre en un espacio interior con otras personas, abra las ventanas o las puertas siempre que sea posible. Por ejemplo, intente generar una corriente de aire a fin de que el aire proveniente de una ventana se desplace por la habitación y salga por otra ventana».

La evidencia actual sugiere que la principal forma en que se propaga el virus es a través de las gotitas respiratorias que se expulsan de la boca y caen rápidamente al suelo entre las personas que están en contacto cercano entre sí y que los aerosoles permanecen suspendidos en el aire o viajan a más de 1 metro.

Así lo constata la OMS, que actualizó a finales de 2020 las principales vías de transmisión del coronavirus.

La COVID-19 es una enfermedad causada por el virus SARS-CoV-2, que se propaga entre las personas principalmente cuando una persona infectada está en contacto cercano con otra persona.

El virus se puede propagar a través de pequeñas partículas líquidas expulsadas por una persona infectada a través de la boca o la nariz al toser, estornudar, hablar, cantar o resoplar. Esas partículas líquidas tienen diferentes tamaños, desde las más grandes ‘gotículas respiratorias’ hasta las más pequeñas, llamadas ‘aerosoles’.

Otras personas pueden contraer la COVID-19 cuando el virus entra por la boca, la nariz o los ojos, algo que puede ocurrir con mayor probabilidad si las personas están en contacto directo o cercano (menos de 1 metro de distancia) con una persona infectada.

La transmisión por aerosoles puede producirse en entornos específicos, sobre todo en espacios interiores, abarrotados y mal ventilados en los que personas infectadas pasan mucho tiempo con otras, por ejemplo restaurantes, prácticas de coro, clases de gimnasia, clubes nocturnos, oficinas y/o lugares de culto.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba