fbpx
De la sombra a la luzLocalPortada

El médico salmantino del Papa

La vida de novela de Francisco de Solis Quiñones y Montenegro, de niño de la calle a convertirse en uno de los mejores doctores del mundo en su época

 

Francisco de Solís Quiñones y Montenegro fue un salmantino que vivió durante el siglo XVI. Su vida parece sacada de una de las novelas de Mark Twain. El ‘Tom Sawyer’ salmantino era un niño pobre, casi de la calle, que llegó a ser médico del Papa, que es como decir que fue uno de los mejores doctores de su época. Su vida es de novela…

Por. Aurora Corvo Félix

Se trata de uno de los personajes menos reconocidos de la historia de Salamanca, se desconoce más de su vida de lo que se conoce, por ello la mayoría de la información forma parte de la leyenda de Salamanca.

Su historia, y por ende la leyenda comienza en la plaza de San Benito, cuando Solís aún era un niño. Según cuenta la leyenda, y Jesús Málaga en su libro Rincones de la historia de Salamanca, trabajaba en la Casa de las Conchas un hombre, que cierto día arremetió fuertemente contra su hijo por no quitarse el sombrero mientras pasaba el Viático (las sagradas formas que se reciben antes de fallecer) ante esto, la señora de los Maldonado Pimentel, dueños de la casa de las Conchas y que recientemente habían perdido a su hijo, decide hacerse cargo del muchacho y sus estudio, y termina encariñándose de él.

En sus rincones, Málaga cuenta que el muchacho resultó ser hábil e inteligente, y terminó por estudiar Medicina, gracias a la financiación por parte de la señora de los Maldonado-Pimentel. Al terminar sus estudios, y ya con cierto reconocimiento, Solís es llamado por el Papa y fue el médico de cabecera de éste, consiguiendo también el obispado de Bagnorea, cerca de Roma.

El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas.
El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas. Foto. Almudena Iglesias Martín

Tras años ejerciendo en Roma, llega a oídos de Solís que la que lo quiso, educó y crió como a su propio hijo, había caído enferma. Decide regresar a Salamanca y aunque no pudo hacer nada por salvar la vida de su tutora, si quiso seguir su enseñanza filantrópica.

Francisco de Solis decide fundar el Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca. Como todo colegio, tenía su normativa, la del de Huérfanos contaba con dos muy peculiares: No llevar gorra, ni sombrero, porque su padre le dio una paliza por no descubrirse antes la Hostia sagrada a su paso y que los huérfanos que vivieran en el colegio no podían estudiar Medicina. Este último requisito provoca una curiosidad: ¿por qué iba a rechazar de esta forma a su gremio? Sencillamente porque tras la muerte de su mentora renegó de la Medicina por no haber sido capaz de salvar a la persona que más le había querido.

Este relato se trata de una leyenda que nos cuenta Jesús Málaga en su libro, y de la que no conocemos su veracidad, pero que es muy novelesca.

El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas.
El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas. Foto. Almudena Iglesias Martín.

Por otro lado, Miguel Ángel Martín Sánchez en su libro Un Mecenas de la Educación: Francisco de Solís, Fundador del Colegio Mayor de Huérfanos, discrepa en algunos aspectos a la hora de contar la historia de Francisco de Solís.

Lo que queda claro en el relato de Miguel Ángel Martín Sánchez es que lo que conocemos de la vida de Solís son, mayoritariamente especulaciones. Martín Sánchez cuenta que Solís machó a Italia tras la muerte de su “madre” y que tras unos 17 años allí se le concede el obispado de Tarragona, del cual no llega a tomar posesión, y simultáneamente fundó el Colegio de Huérfanos en parte movido por su caridad cristiana.

El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas.
El Colegio Menor de Huérfanos de Salamanca que funda Francisco de Solis es donde se está la Facultad de Educación y Pedagogía, en Canalejas. Foto. Almudena Iglesias Martín.

Sobre su muerte también existen varias versiones. Por un lado, Martín Sánchez sitúa su muerte sobre 1545 en Roma, lo que implica que solo conoció el colegio durante tres años puesto que se inauguró en 1543. Sin embargo, algunos historiadores aseguran que falleció en Bolonia en 1558.

Sea como fuere, lo importante de Francisco Solís es aquello que hizo en vida, gracias a la fundación del Colegio de Huérfanos un gran número de niños recibió estudios, educación y un techo, una gran labor que deberíamos recordar.

Fotos. Almudena Iglesias Martín. 

Sigue la flecha para ver la galería de fotos.

_DSC0005

Bibliografía. 
  • Rincones de la Historia de Salamanca. Jesús Málaga
  • Un mecenas de la educación: Francisco de Solís, fundador del Colegio menor de Huérfanos. Miguel Ángel Martín Sánchez.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba