EconomíaLocal

Salamanca paga el rescate bancario con 4.000 parados

El pasado mes de enero concluyó el rescate de la banca española. Al menos el primero. El coste de las ayudas públicas destinadas al saneamiento de la banca en términos de desempleo ha sido muy elevado en el conjunto de España y en Salamanca.

El precio del rescate bancario en la provincia se ha traducido en casi 4.000 parados más desde que comenzó en julio de 2012, y hasta que concluyó oficialmente, el pasado mes de enero.

En este periodo, Salamanca ha pasado de tener 32.724 desempleados registrados en las oficinas del Ecyl a 31 de julio de 2012, a los 36.433 registrados el 31 de enero pasado.

La evolución del desempleo en este periodo no ha sido homogénea, sino que ha ido por oleadas. En los meses que restaban para acabar 2012 aumentó en 3.000 personas, luego se mantuvo prácticamente estable en el cómputo de todo 2013 y en enero volvió a aumentar en mil personas.[quote_box_right]España ha utilizado con cargo al contribuyente 41.300 de los 100.000 millones que la UE puso a su disposición para solucionar los problemas de la banca[/quote_box_right]

Es difícil saber si este desastre es imputable en su totalidad al rescate, pero nadie duda a estas alturas que desde entonces todo ha ido a peor para el ciudadano de a pie. Las ayudas llevaron aparejados recortes en el gasto social y en la inversión pública, agravando la crisis, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Entre 2012 y enero de este año, existen 2.400 puestos de trabajo menos en Salamanca (según el número de afiliaciones), y muchos empleos de los que sobreviven lo hacen en condiciones más precarias y, desde luego, con salarios más bajos.

Los sectores donde más ha aumentado el paro en este periodo han sido la agricultura (con 300 parados más, un aumento del 30% respecto a julio de 2012) y los servicios, con 4.200 desempleados más (hay un 20% más de parados en este sector). Sin embargo, el desempleo bajó en la construcción en 340 personas.

El rescate

Empezó oficialmente el 23 de julio de 2012. Desde entonces, España ha utilizado con cargo al contribuyente 41.300 de los 100.000 millones que la UE puso a su disposición para solucionar los problemas del sistema financiero español (sobre todo, de las cajas).

La tutela de la troika finalizó el pasado 22 de enero, pero España seguirá sometida a una vigilancia especial hasta que devuelva el 75% del préstamo.

Se calcula que entre 2022 y 2027 España habrá devuelto el principal a razón de 6.578 millones de euros al año, excepto en 20224 y 2.025, que serán 7.511 millones de euros cada ejercicio.

[quote_box_center]

¿CÓMO AFECTÓ A LOS CIUDADANOS?

El rescate ha sido el origen y también la excusa para meter las tijeras en el estado del bienestar: para recortar la educación, la sanidad, las pensiones, las prestaciones por desempleo y reducir a la mínima expresión las ayudas a la dependencia. Además, ha servido de estímulo para el aumento del paro ante la escasa inversión pública en infraestructuras.

Las ayudas al sector financiero han salido de lo público, por lo que han propiciado un aumento del endeudamiento del país que se ha traducido en mayor gasto financiero (ahí entra en juego la prima de riesgo tan elevada que ha encarecido los intereses que pagábamos por la deuda pública), y precisamente la reducción del déficit es una de las exigencias de Bruselas para ayudarnos.

Eso, a la postre, es drenar el dinero público para destinarlo al pago de los intereses de la deuda y al principal (devolver lo que nos han prestado), lo que ha supuesto recortar el presupuesto para los servicios públicos, prestaciones y la inversión en obras.

En paralelo, se ha producido un aumento de impuestos que ha terminado de asfixiar las economías domésticas. Hemos salvado a los bancos, de momento, a un precio muy elevado, y ellos no han abierto el grifo del crédito para estimular la actividad económica. Total, más paro, pobreza y agravamiento de la crisis.

[/quote_box_center]

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba