fbpx
LocalPortada

Con el agua al cuello

Cada vez que llueve se les inunda la casa, una vivienda del barrio de la Vega, han propuesto una solución al presidente de la comunidad pero se niega a actuar

Clotilde Benito, vecina de La Vega, denuncia la injusticia que sufren sus dos hermanas: la vivienda que comparten Mª Jesús Benito de 63 años y con síndrome de Down, y Victoria Isabel Benito de 61 años, se inunda los días de lluvia. Solicitan que la comunidad de vecinos inicie las obras necesarias para solucionar el problema

Las hermanas de Clotilde Benito tienen una vivienda que da a un patio común —entre la calle Barco con Felipe II, Carlos I y Plaza de La Vega—. Este está inclinado hacia su garaje; además, no está cementado lo que provoca que las lluvias, empujadas por la gravedad, arrastren la arena del terreno y se una al agua que entra en su hogar.

Para empeorar la situación, recientemente un vecino ha hecho obras que provocan que por el desagüe del patio común, al inundarse, salgan aguas negras y materia fecal que van a parar al interior de su vivienda.

Clotilde Benito explica lo que sufren sus dos hermanas los días de tormenta. «Cuando ves que va a llover te pasas la noche esperando porque te inundas en cuestión de minutos, no puedes dormir». Con cada inundación pierden pertenencias que luego tienen que arreglar o comprar de nuevo: «Los muebles de la cocina se humedecen, los sofás estropeados y tenemos que sacar el agua del interior de muchos muebles. Perdimos la cuenta del dinero gastado cuando llegamos a los 2.000 ».

Los muebles mojados por la inundación.

Las hermanas de Clotilde Benito no son las únicas afectadas. El patio común, origen de las inundaciones, también lo comparten con una asociación de sordomudos, un bar y una veterinaria. Todos ellos sufren las mismas invasiones del agua que ahora también transporta materia fecal.

Cómo solución, Clotilde Benito encargó un presupuesto para averiguar cuánto costaría solucionar el problema. Las obras necesarias consistirían en colocar una rejilla a la entrada del patio y arreglar los desagües, por último, cementar el terreno. El coste ascendería a 13.000€. «Estamos abiertos a que otros vecinos pidan sus presupuestos», dice Clotilde Benito.

El suelo levantado por las inundaciones.

La primera vez que propusieron una solución fue en 2018. La entonces presidenta de la comunidad contactó con los vecinos. La mayoría se negó a colaborar, solo los afectados y otros cuatro vecinos más ofrecieron su apoyo.

Tras el recrudecimiento de la situación, Clotilde Benito volvió a proponérselo al nuevo presidente. «Se lo hemos comunicado pero no nos ha hecho caso, se lava las manos porque a él no le afecta». Han pedido reuniones para abordar el tema, pero el actual presidente rechaza su celebración por la situación del coronavirus.

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba