fbpx
Opinión

La postura de la pirámide

Hola, una semana más desde este espacio dedicado al yoga. Hoy está dedicada esta columna a la práctica de asana con Parsvottanasana, conocida como la postura de la pirámide.

El nombre Parsvottanasanase compone de asana (que significa postura), parsva (lado), ut (intenso) y tan (estiramiento). Así sería nuestra protagonista de hoy: “La postura del estiramiento intenso del costado”.

Es una postura asimétrica de la familia de posturas de pie y además en una flexión hacia delante. Como es asimétrica hacemos con un lado primero y después con el otro. Y vamos a ver cómo realizarla paso a paso:

  1. Colócate de pie al principio de tu esterilla y lleva la pierna derecha hacia atrás en un gran paso.
  2. Lleva los brazos hacia atrás y en tu espalda realiza con tus manos anjalimudra, este mudra lo haces juntando las palmas de las manos una con la otra, con los dedos apuntando hacia arriba. Si para ti esto no es una opción, coge tus codos por detrás.
  3. Inhala abriendo el pecho y en la exhalación te flexionas con el tronco hacia delante, dirigiendo tu nariz hacia la rodilla. Con las piernas estiradas.
  4. Mantienes durante cinco respiraciones conscientes y serenas.
  5. Después inhalando regresas arriba con tu espalda erguida, puedes deshacer el mudra y volverlo a hacer. Ahora realizas la postura con la pierna izquierda atrás.

Beneficios de la postura de la pirámide:

  • Aporta relajación.
  • Alivia el estrés.
  • Flexibiliza tus caderas.
  • Activa la circulación de la sangre.
  • Estira y flexibiliza tu espalda.
  • Fortalece y estira tus piernas.
  • Aumenta la flexibilidad en tus brazos y muñecas.

La importancia de Parsvottanasana:

  • Las asanas de pie nos enraízan en nuestro yoga cotidiano, en nuestra vida diaria y además son las que nos van a permitir realizar las demás posturas.
  • Al ser una flexión hacia delante se convierte en una postura invertida donde el corazón queda situado por encima de la cabeza y produce todos los beneficios de las posturas invertidas.
  • Las flexiones hacia delante nos invitan a un estado de introspección y recogimiento que favorece la meditación.
  • Se produce una apertura del pecho con lo que te da esa sensación de abrirte a la vida.

Con todo esto, como para no practicarla, ¿verdad? Te animo a ello y te acompaño. Que tengas un buen día y cuides tu energía.

 

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba