fbpx
Opinión

Feliz Novedad

Pues bien, habrá que ir recogiendo para cerrar la tienda, digo el año. Supongo que ya tendremos más o menos claro el plan para los cuatro días gordos que nos quedan, el langostino, el vinito, las uvas, los motivos de discusión familiar, etc.

Llegarás a estas alturas con más certezas que dudas. A nivel general me refiero. Los tuyos de verdad lo habrán bordado y en caso contrario se lo habrá impedido algún elemento externo. Los no tuyos en cambio habrán estado tan mal como habitúan y lo que les ha salido bien será cosa de las mellizas Injusticia o Chiripa. Como el año pasado y el anterior, me apuesto el vendaje en el dedo que me ha regalado un pequeño accidente doméstico.

Somos tan buenos y tan listos… Capaces de predecirlo todo y atinar. Sí ya sabes, consiste en recordar solo los aciertos, anda que no lo has hecho veces. Y las que están por venir. Habilidosísimos también a la hora de razonar los hechos pasados y encontrarles un origen y explicación certérrimos. Esta técnica también la dominas. Se trata de ir saltando de argumento en argumento hasta que te das de bruces con uno que le parece adecuado a tu credo. Importante no volver a debatirlo o en su caso, simplificarlo con el paso del tiempo. Tu limitada memoria te echará una mano y tampoco nos vamos a poner filosóficos, que los pájaros han de estar en la mano y no en la cabeza.

Por mi parte, además de desear que te sonría el azar, juegues o no a la lotería, me quedan solamente dos cosas que contarte antes de que finalice el año. Una es que lo termines bien, la otra dejo para la semana que viene.

En ese deseo me he basado a la hora de escribir la carta a Papá Noel. Me he venido arriba y le he pedido algo para ti. Algo de todo corazón. Y te lo va a traer seguro, quedará de tu mano que quieras jugar con ello. Que te permita dudar bien. No desconfiar, dudar. Bien, como con el amor, no es mucho sino bien.

Que tu capacidad de dudar esté a tope. Que te ayude a descartar la idea de que eso que haces tan bien no puede hacerse mejor y que aquello que no haces está a un sencillo hacer mal de comenzar a hacerse bien. Que te impida dar por hecho que lo que tienes vas a mantenerlo sin cuidarlo y que sin invitar, alguien querrá ir a tu fiesta.

Que te garantice que lo que para ti es sí, es sí para ti. Y que para saber lo que para mí es sí, es mejor preguntarme. Quédatelo para ti, no lo compartas con nadie. No se lo cuentes a nadie. Es personal e intransferible. Y en las certezas de los demás no te metas, permítelas, para ellos.

Que las dudas te ayuden a levantar el culo del sofá de las certezas.

Feliz Novedad.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba