fbpx
Más noticias

Un fármaco contra la obesidad logra el mismo efecto que una cirugía

Con pérdidas de peso superiores al 20%

Una investigación ha determinado que el empleo de la tirzepatida contra la obesidad puede lograr pérdidas de peso equivalentes a las de una cirugía. Este fármaco ha conseguido reducir el peso en más de un 20% en la mayoría de los pacientes, y más de un 25% en un tercio de los mismos. De esta manera, se convierte en la primera alternativa farmacológica frente a la cirugía. 

Un equipo de científicos de la Universidad de Yale (EE. UU.) ha desarrollado un ensayo clínico sobre el empleo de la tirzepatida contra la obesidad. Los resultados, publicados en la revista ‘The New England Journal of Medicine’, exponen que una inyección semanal durante 72 semanas de 15 miligramos de este fármaco logra una pérdida de peso media del 21%. Esto supone una reducción del peso medio de los participantes de 104 a 82 kilos. En este ensayo han participado 2.539 voluntarios, de los cuales, el 91% ha perdido más de un 5% de su peso, el 83% más de un 10% y el 57% más de un 20%.

En cuanto a los efectos secundarios, la mayoría fueron leves y transitorios, siendo los más comunes las náuseas y la diarrea. La eficacia y seguridad de este fármaco para su tratamiento frente a la obesidad se han evaluado en dicho ensayo clínico, de fase 3. Esta fase es el último paso exigido por las agencias de medicamentos previo a la autorización de un medicamento. La tirzepatida está aprobada en Europa y Estados Unidos para tratar la diabetes tipo 2, pero no para la obesidad. Los investigadores han concluido en su estudio que “la tirzepatida puede ser una herramienta importante para el tratamiento médico de la obesidad”.

“Para decir que la cirugía es un éxito, consideramos que los pacientes deben perder por lo menos un 20% de su peso. Es la primera vez que podemos conseguir este resultado con un fármaco. Es algo que estábamos esperando desde hace tiempo”, ha explicado la coordinadora de la unidad de obesidad del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, Andreea Ciudin. Pese a ello, aunque pueda ser autorizado contra la obesidad, este fármaco difícilmente será cubierto por la sanidad pública en España, puesto que la obesidad no se considera como enfermedad crónica.

Ciudin, que ha participado en otro ensayo sobre este medicamento, ha aclarado que “no tiene por qué ser un tratamiento crónico”. “Se puede administrar el tratamiento durante un año hasta estabilizar la pérdida de peso, y después retirarlo con el objetivo de mantener el peso que se ha conseguido”, añade. Además, defiende que “sería conveniente que la sanidad pública cubriera los tratamientos farmacológicos de la obesidad. Es absurdo que cubra la cirugía bariátrica y no los tratamientos que pueden evitar tener que recurrir a la cirugía”.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba