Aprende a ser feliz

Alguien dijo… ¿Miedo a cambiar?

Vivir con miedo es morir en vida.
Dime si alguna vez en tu vida no has sentido miedo ante cualquier circunstancia que la vida te ha propuesto como cambio.

TODOS, y reafirmo TODOS, hemos sentido miedo alguna vez a tomar una decisión, a hacer un cambio importante en nuestra vida, a afrontar un cambio de trabajo, de pareja, a no poder mantener un nivel de vida, a que nuestros hijos tengan algún percance, al rechazo, al fracaso…. Es imposible no haber tenido miedo alguna vez en la vida.

Pero no Todos, lo afrontamos de la misma manera. A casi todos, en un momento determinado el miedo nos para. Nos hace frenar en la vorágine de nuestro día, para que nos replanteemos, y tomemos consciencia de qué queremos realmente en nuestra vida, o hacia dónde vamos, y eso, es lo que marca la diferencia entre los que tienen miedo y se paran, y los que tienen miedo, lo analizan, lo enfrentan, y le dan la vuelta para seguir. El gran hecho que marca realmente la diferencia, es no quedar paralizado por el miedo.

Al miedo hay que entenderlo como lo que es. Un aviso, una advertencia, un «espera un momento, valora, y decide» pero nunca debe ser una excusa para frenarte, pararte o lo peor, inmovilizarte.

Con el miedo hay que tener el coraje de dialogar. De establecer un lenguaje claro, decisivo, y tremendamente objetivo. ¿qué quiero? ¿qué estoy dispuesto a dar o entregar? ¿qué pasará si no lo hago?

Si realmente contestáramos a estas tres preguntas desde la más absoluta honestidad, difícilmente no podríamos llegar a una conclusión, la que fuere, para tomar una decisión.
Con el miedo no hay que acostarse muchas noches. Puede convertirse en un fiel amante que te dice lo que quieres oír en cada momento, y te mantiene quieto, a su vera. En esa falsa seguridad del » más vale malo conocido que bueno por conocer» . Cuantos más besos le des, más querrá estar contigo.

Al miedo hay que darle el agua justa para que te permita mantenerte en el camino sediento de seguir, a pesar de que el camino es cuesta arriba….

Lo bueno de tener miedo, lo buenísimo, es que te obliga a sacar de ti constantemente nuevos recursos para mejorar, para crecer, para enfrentar retos y para construir una personalidad fuerte, con las cosas claras y con la vista puesta en un horizonte claro: tu futuro.

Montse lópez.
Coach &Trainer
Si quieres seguir leyendo sobre coaching, inteligencia emocional, Liderazgo puedes visitarnos en la Universidad de la Felicidad.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba