Aprende a ser feliz

3 claves rápidas para combatir la ansiedad

¡Hola! Hoy te quiero contar algunas de mis claves con las cuales he logrado combatir la ansiedad. Son muy efectivas, sencillas y rápidas, ahí van:

1. “¡Tengo mucha hambre! Me comería…”
¿Qué quieres comer? ¿Y si en lugar de ese alimento tuvieras otro, de distintas características, lo comerías? Por ejemplo, si mueres de ganas de comer un chocolate, pero sólo tienes unas rebanadas de pan integral ¿Te sirve?

He aquí el primer paso, diferenciar entre HAMBRE y APETITO.

El hambre es una señal fisiológica de nuestro cuerpo que necesita nutrientes, en cambio el apetito es más bien una señal emocional de nuestro cuerpo que “necesita” un alimento específico para cubrir cierta carencia (la cual podemos experimentar como una angustia, ansiedad, decepción, entre muchas otras formas)

2. “Acabo de comer, pero me falta algo…”

¿Qué te falta? Por ejemplo ¿Algo dulce?

En ese momento te pido que te detengas por unos segundos, que cierres tus ojos y sientas como está tu estómago y tu cavidad abdominal con la comida que acabas de tener. Si te das cuenta que estás satisfecho y simplemente ese “algo dulce” es por costumbre puedes por ejemplo comerte una fruta, prepararte una infusión con Stevia (endulzante natural) o incluso comerte un caramelo sin azúcar, más que mal quieres algo dulce, y no sólo el azúcar es dulce, tenemos muchas otras opciones.
Ahora bien, si no te sientes satisfecho quizás es porque no comiste lo suficiente, te sugiero que agrandes tu porción de ensalada o bien te prepares sopas de verduras, porque saciar el hambre con cosas dulces cuesta mucho más. En este caso también puedes probar comiéndote una fruta con un yogurt desnatado y agregarle un pequeño puñado de frutos secos, ¡cuéntame cómo te va!

3. “No es que tenga hambre, pero me comería algo dulce”

¿Te parece conocida esta frase? En momentos como este, te invito a que te preguntes ¿Qué estoy sintiendo? ¿Tengo ansiedad? La ansiedad puede ser generada por muchos motivos, como situaciones desagradables con personas de nuestro alrededor, no sentirnos satisfechos con nuestro cuerpo, sentir que vivimos para trabajar y no tenemos tiempo para nada más, sentirnos solos, entre miles de otras posibilidades. Por favor piénsalo y pregúntate ¿Qué solución me da la comida? Y te prometo que la mayoría de las veces (por no generalizar y decirte todas) la comida en vez de ser una solución nos genera otro problema. Te propongo que si encuentras la causa de esa ansiedad reflexiones acerca de qué soluciones tienes, luego elije una solución y llévala a cabo y si la solución que escogiste no te dio la solución esperada ¡No pasa nada! ¡Prueba con otra!

¿Qué te parecen? ¿Qué otras claves conoces?

Fran Sabal
Health Coach & Trainer

Si quieres seguir leyendo sobre coaching, inteligencia emocional, Liderazgo puedes visitarnos en la Universidad de la Felicidad.



Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba