Local

El Comedor de los Pobres necesita voluntarios, «la situación está complicada»

 

En torno a 100 personas sin recursos celebraron la Navidad en la cena de Nochebuena organizada por el Comedor de los Pobres. Este evento, al que asistió el obispo de Salamanca, Carlos López, contó con un menú compuesto por productos típicos que se consumen en estas fechas, como langostinos, embutidos o crema de marisco.

 

El Comedor de los Pobres organizó una gran cena de Nochebuena para que las personas con menos recursos celebraran la Navidad en compañía de otras personas y degustaron un menú completo. “Es un día grande”, ha manifestado Rocía Ledesma, “por un lado es triste porque la gente que viene a cenar aquí está sola, que no tiene dónde cenar, que no tiene medios para hacer una cena… entonces ves esa cara amarga del día, pero es un día muy feliz, montamos las mesas, decoración de navidad…”.

El menú, aunque no es ostentoso, es típico de Nochebuena. Lo realizaron los voluntarios del comedor. El menú comprendía entrantes, embutidos variados, lágrimas de pollo con croquetas de jamón y langostinos; un primer plato a elegir entre crema de marisco o crema de almendras; un segundo plato de merluza en salsa de gambas o estofado de ternera; y postre.

Se precisan voluntarios

Según Rocío Ledesma, la asociación está escasa de voluntarios, pero están “sorprendidos porque siempre acuden personas. Renunciar a cenar en tu casa no es fácil”. Finalmente, cenaron allí entre 10 y 15 personas y contaron con la compañía de Carlos López, obispo de Salamanca.

Echando la vista atrás, el balance del año del Comedor de los Pobres es “muy positivo”. “A nivel del centro muy positivo”, explica Rocío Ledesma, “porque por poder seguir funcionando y estar hoy aquí tenemos que dar gracias a toda la gente que lo hace, porque es un milagro, depende de muchísimos corazones, de gente que se mueve y va entregando su donativo”. Sin embargo, no todo es positivo. “En el sentido de las personas que atendemos diríamos que negativo, porque vemos que la gente aumenta”

Se ha duplicado el número de personas que atienden. “La situación está complicada y la gente sigue llegando”. El perfil de personas que han asistido han sido en un 83% “familias españolas normalizadas que tenían una situación buena pero han ido a menos”.

Por: Paula Castro


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Y las monjitas y curitas de tantos colegios y residencias que tenemos en Salamanca, No tienen un hueco para compartir con esta gente en sus comedores? o donde el obispo mismamente, en vez de desplazarse el, que los acoja en su casona, que seguro que gente para atenderlos tambien tiene y sin necesidad de echar mano de voluntarios. A ver esa solidaridad de la iglesia donde esta….

Deja un comentario

Botón volver arriba