Economía

La receta contra la pobreza: empleo de calidad y redistribución de ingresos

Las recetas para combatir la pobreza en España pasa por la creación de empleo digno y no precario y por la política de redistribución de ingresos, según explicó este martes en Salamanca Francisco Lorenzo, coordinador de Estudios Sociológicos en Cáritas Española y de la Fundación FOESSA.

 

Lorenzo señaló que en Catilla y León la mitad de la población no se ha visto afectada por ningún indicador de exclusión y entre el otro 50% hay gente que acumula determinados problemas que hacen que entre un 15 y un 16 por ciento de los castellanos y leoneses se encuentren en una situación “de escisión importante”.

En la región la renta está por encima de la media estatal, pero la exclusión y la pobreza se producen por problemas intrínsecos como el envejecimiento de la población en las zonas rurales, de modo que “no es un problema de pobreza económica, sino de aislamiento y dificultad de acceso a determinados recursos y el problema de la soledad. Ahí habría que focalizar la atención en esta región”, comentó.

En situación de exclusión severa se encuentra el 5% de los castellanos y leoneses, 128.000 personas a las que les afecta, además, ese factor de aislamiento.

Lorenzo señaló que aunque empiecen a mejorar algunos indicadores económicos, eso tardará en calar en el día a día, por lo que “la prioridad que debemos de tener es qué le pasa a la gente en el día a día, porque pueden mejorar los indicadores económicos sin que eso cale”.

Convivir con la pobreza

El investigador explica que tendremos que convivir con la pobreza durante unos años más. “La pobreza sólo se va a combatir vía empleo digno, no precario, y vía políticas de redistribución de ingresos. La política no está haciendo el esfuerzo que ahora sería imprescindible y en la parte del empleo se va a tardar. Por mucho que mejore unas décimas el PIB eso no se traducirá en una mejora del empleo de forma inmediata. Hace falta un tiempo de recuperación y la gente necesita ese apoyo desde ya”.

Las familias han amortiguado el golpe de la crisis y han jugado un papel “crucial para responder a la crisis”, de forma que los que no han contado con ese apoyo “lo están pasando peor”.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba