Provincia

Perdices rojas para retener a las rapaces en el oeste

La Fundación Naturaleza y Hombre ha puesto en libertad 600 individuos de perdiz roja en fincas colaboradoras del proyecto LIFE Club de Fincas por la Conservación del Oeste Ibérico, para asentar la población de aves rapaces.

 

La actuación se ha llevado a cabo con la finalidad de reforzar las poblaciones silvestres de esta especie de ave terrestre y sedentaria. La presencia de perdiz roja es esencial en la cadena trófica de predadores de ciertas especies de aves rapaces, algunas tan emblemáticas para la biodiversidad mundial como el águila imperial ibérica.

Con el incremento de la presencia de perdiz roja, que se alimenta principalmente de vegetales y frutos silvestres, así como con complementos de insectos y otros pequeños invertebrados,  se aumentan los recursos tróficos disponibles en las fincas objeto de la reintroducción.

Por su adecuación para la acogida de esta ave y la presencia de fuentes de agua naturales tales como charcas, fuentes y arroyos, imprescindibles para que la perdiz satisfaga sus necesidades hídricas diarias, los ejemplares se han liberado en las fincas colaboradoras dentro del área de conservación, además de en la Reserva Biológica de Campanarios de Azaba (ubicada entre Espela y La Alamedilla, junto a la frontera con Portugal).

Las perdices puestas en libertad cuentan con garantía de pureza genética y aportan una óptima situación biológica desde sus instalaciones de cría. Con ello se logra que las aves retornen al medio natural con las mejores condiciones de musculación y salvajismo.

La adaptación

No obstante, el método seguido para la liberación ha sido la adaptación previa al medio natural y a su futuro hábitat con la permanencia de los individuos durante varias jornadas en amplias jaulas construidas para la ocasión.

Para complementar su adaptación al medio han sido ubicadas en distintos enclaves de las fincas donde se iba a realizar la suelta. Durante el tiempo de preparación para su reintroducción al medio natural han sido alimentadas y sometidas a un estrecho control para su mantenimiento óptimo por un técnico de campo del proyecto LIFE.

Como forma de apoyo y garantía de éxito del retorno al medio natural de las aves liberadas, en territorio de secano, matorral aclarado y dehesa, los técnicos de Fundación Naturaleza y Hombre continúan realizando un seguimiento periódico en el territorio donde se han desarrollado las diferentes sueltas, para » controlar las contingencias derivadas de cualquier posible predación o bien complementar la escasez ocasional de alimento mediante el aporte reglado de grano de cereales».


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba