Local

La Usal aprueba cuatro doctorados honoris causa

El Claustro de Doctores ha aprobado la concesión de los doctorados honoris causa por la Universidad de Salamanca a Jean Claude Juncker, Manuel Marín González, Miquel Barceló y Francisco Calvo Serraller, en la sesión celebrada durante la mañana de hoy y presidida por el rector Daniel Hernández Ruipérez.

 

Los cuatro nombramientos como doctores honoris causa atienden a dos propuestas vinculadas a líneas estratégicas de la conmemoración del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca «y a su carácter y dimensión internacional en el ámbito de la educación y la cultura».

Los dirigentes de Podemos Salamanca indican que asisten «atónitos» a la concesión del Doctorado Honoris Causa a Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea desde 2014, presidente de Luxemburgo durante más de 18 años y presidente del Eurogrupo desde 2005 a 2013. «Es difícilmente comprensible que desde Salamanca, desde España, se premie a un político que fue el presidente del Eurogrupo en los momentos en los que se abordó la crisis económica con unas políticas de austeridad que elevaron el paro al 24% en nuestro país, que ha forzado la marcha de cientos de miles de jóvenes a buscar trabajo a otros países, que ha recortado los salarios de manera brutal precarizando el empleo y socavando los derechos laborales e impulsado la desigualdad en España hasta cifras récord. Jean-Claude Juncker es el responsable de una política de austeridad que ha causado un monstruoso dolor, sufrimiento, recortes e incluso muertes, no sólo en España, sino en todos los países del sur de Europa». 

Agrega que «Juncker es un ejemplo de que la austeridad se aplica para la gente, pero no a las grandes empresas. Durante sus dieciocho años como Presidente de Luxemburgo, Juncker aprovechó la exigencia de unanimidad en los acuerdos europeos para vetar sistemáticamente cualquier avance hacia una fiscalidad efectiva a las grandes empresas mientras, en secreto, firmaba cientos de acuerdos con las multinacionales para que, vía Luxemburgo, eludiesen el pago de impuestos. En resumen, Juncker actuó para que las empresas pagasen menos y para que los ciudadanos pagásemos todo eso en recortes en derechos y servicios públicos para los países del sur de Europa». 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba