Cosas de la vida

Situaciones en las que los préstamos personales pueden ser una solución

Hay ciertos momentos en la vida en los que nos encontramos en situaciones económicas difíciles y otros en los que simplemente necesitamos un adelanto para poder abonar ciertos pagos.

Normalmente los periodos del año en los que el dinero suele escasear más son: el mes septiembre, ya que coincide con el final de las vacaciones de verano y el comienzo del colegio; Navidades, unas dos o tres semanas en las que se juntan las cenas de empresa y familiares con los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos; y Semana Santa, en la que solemos tener ciertos días libres para hacer alguna escapada rápida. En dichas ocasiones o en muchas otras pueden aparecer gastos imprevistos que no se pueden prevenir como, por ejemplo: arreglar algún electrodoméstico de uso continuo, pagar una factura cuyo importe aumentó más de lo esperado, reparar una avería del coche… En estos casos, normalmente, se suele echar mano a los ahorros, pero a veces estos no son suficientes o ya están en su límite.

Hoy en día, muchas personas optan por los préstamos personales, es decir, dinero inmediato que se puede conseguir de forma muy fácil a través de una página web. Se trata de una ayuda económica que ofrecen ciertas entidades financieras para conseguir una cierta cantidad de dinero de manera muy rápida. Estas empresas suelen ofrecen grandes ventajas a sus clientes, lo que les permite competir con las entidades bancarias tradicionales.

En primer lugar, lo único que se necesita para solicitar un préstamo de este tipo es tener un ordenador, una tablet o un teléfono móvil con conexión a Internet. De esta forma, el solicitante podrá hacer todos los trámites sin salir de casa. Además, no será necesario que presente montones de documentos que los bancos suelen pedir antes de conceder un préstamo, ya que existen préstamos personales urgentes sin aval y préstamos personales con ASNEF. Tan solo se requerirá presentar datos personales como el nombre, apellidos, número de teléfono para contactar, estado civil o nivel de estudios, además de datos sobre la situación laboral actual. También se pedirá un domicilio y el número de cuenta bancaria en el que se deseará recibir el dinero si éste resulta concedido. No se pedirá un aval como garantía de pago o devolución del préstamo. Cualquier persona mayor de edad puede optar por una de estas ayudas económicas, incluso aunque se encuentre inscrita en un listado de morosos como ASNEF.

Para pedir el préstamo, el primer paso será seleccionar la cantidad de dinero requerida y el plazo de devolución de la misma. Por ejemplo, 250 euros a devolver en 20 días. Acto seguido, el portal virtual calculará los intereses, que en este caso serán 49,50 euros, lo que significa que a los 20 días el cliente deberá abonar 299,50 euros. De esta forma, las entidades financieras online evitan la conocida ‘letra pequeña’ que todos odiamos, ya que antes de introducir ningún dato personal ya informan del coste final del crédito, de forma totalmente transparente.

Normalmente, a los solicitantes primerizos se les suelen conceder préstamos de hasta 300 euros, pero dicha cantidad va incrementándose a medida que se van solicitando más veces, si todos estos son abonados en el tiempo marcado. Ya se ha mencionado la ventaja de la rapidez de estos préstamos, pero es importante subrayar que el proceso completo de solicitud del dinero no abarca más de unos 15 minutos, que es lo que el cliente tarda en rellenar los formularios y esperar la evaluación de la empresa para la concesión del dinero. Además, si el préstamo es apto, el dinero está disponible en la cuenta bancaria indicada a los pocos minutos para que el cliente lo disfrute a su antojo. Tampoco será obligatorio dar explicaciones sobre a que se destina el dinero, algo que sí sucede en las entidades financieras tradicionales como los bancos, que hacen un examen completo antes de conceder créditos.

Este método financiero alternativo está ganándose un puesto en el mercado gracias a la comodidad que brinda y al bajo coste que supone su actividad comercial. De hecho, su volumen de negocio en el continente europeo alcanzó 5431 millones de euros el pasado año 2016, aumentando así un 92% respecto al 2015. En España, las mencionadas compañías telemáticas también están bastante consolidadas, según las estadísticas, puesto que durante el pasado año un 30% de los españoles solicitó dinero urgente gracias a los préstamos personales online en alguna de las compañías telemáticas.

Es importante saber optar por estos préstamos en casos excepcionales como son los imprevistos y no acudir a ellos de forma continua. Los casos más frecuentes de solicitud de préstamos de este tipo son: pagar la matrícula de los estudios de carrera o máster, fiananciación para conseguir billetes y hotel para un viaje con antelación suficiente, hacer reformas, comprar un coche, festejar celebraciones como bodas o comuniones y muchos otros eventos.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba