Cultura

«Terminar un cuadro, es como un buen orgasmo»

 

Quedamos con el pintor Jesús Coyto en que lo visitaríamos en su casa-estudio de Castillejo Martín Viejo. La primera toma de contacto fue una conversación telefónica y ya nos dijo que nos prepararía el almuerzo. Esa hospitalidad y amabilidad la mantuvo durante toda la charla, porque más que una entrevista con el pintor que ilustrará el cartel de la Semana Santa de la tertulia Cofrade Pasión, fue una conversación.

 

Jesús Coyto, en su estudio en Castillejo Martín Viejo.
Jesús Coyto, en su estudio en Castillejo Martín Viejo.

Algo más de dos horas estuvimos con Coyto y durante ese tiempo se mezclaron anécdotas de la Movida Madrileña, que él fue uno de sus mentores; la emoción por su hermano fallecido, el actor Roberto Cairo, conocido por todos como el inolvidable ‘Desi’, de Cuéntame; le gusta trabajar con su familia, ahora anda en tándem con su sobrina, la fotógrafo, Anastasia Coyto, o de sus compañeros de profesión salmantinos como Alfonso Cuñado, Florencio Maíllo o Andrés Alén, que al igual que él, también pintaron la Pasión salmantina.

Muy lejos de Castillejo Martín Viejo, donde reside ahora, Coyto ha vivido en Madrid, Nueva York o Ibiza. De todos esos lugares guarda recuerdos y se ven reflejados en su extensa obra. «Tengo obra en el Museo de Arte Contemporáneo, de Madrid; me ha comprado cuadros la Reina de Holanda y la última obra que he vendio, fue al museo de Miami. Y en Salamanca, en la Feria de Arcale, me compraron 10 ó 12 obras para el Museo de Salamanca. Creo que no se han expuesto nunca, deben estar almacenadas y envueltas. Tienen cuadros muy buenos…». (Se queda pensativo).

jesus coyto 1 (14)Ahora, está enfrascado en preparar la exposición que se verá en el Palacio de Los Águilas de Ciudad Rodrigo a partir del día 10 de enero hasta el 20 de febrero. Tiene su laboratorio en el estudio, donde crea sus colores, «me gusta decir que soy cocinero».

Define su obra como «narrativa. Tengo que buscar un motivo para encontrar una abstracción y le voy dando forma en la cabeza. Trabajo con series, con 10 cuadros a la vez, porque, al menos yo, soy un poco vampiro de mí mismo. Una idea te lleva a otra. Cuando me planteo una serie empiezo a pintar sobre abstracto, los cuadros están en blanco y empiezo a trabajar».

jesus coyto 1 (9)Lo primero que busca es la materia y el soporte que admita esa materia. «Soy cocinero en la pintura». Si se inspira en la India, el Universo, la Divina Comedia,… sobre ello, sueña los cuadros. «No trabajo con un pincel, lo hago con grandes paletas, brochas,… voy buscando conseguir lo que quiero y se me abren varios caminos por dónde ir, por eso trabajo en series, porque aprovecho cada uno de los caminos que voy encontrando».

 

¿Al final ve el germen qué ideó?
Sí. Veo aquello que planteé. Al final, te sorprendes a ti mismo. Es lo bonito de la pintura, la aventura. Lo mío es más la pintura onírica, la pintura soñada, la recreación de tus sentimientos, alma, vivencias,… que no tienes controladas, pero que cuando pintas, comienzan a salir. Eres la mano.

jesus coyto 1 (11)Comenta que cuando estudiaba Bellas Artes aprendía de sus compañeros, como después se ha dejado tentar por Las Meninas de Velázquez, la Venus de Botticelli o las plumas de Dante o José Hierro. «Bebo de todos los artistas. El sentimiento que me produce un cuadro, un libro, una persona,… se refleja en mis obras. Esto es lo que nos inspira y nos da vidilla. Por eso, muchas veces nos vamos de fiesta y nos hacemos nuestros homenajes, para inspirarnos». (Carcajada)

¿Cuándo se termina un cuadro?
Cuando tú crees que está terminado, porque puedes seguir y seguir, pero ahí está el fallo. Hay que saber cuándo terminar. Es la parte más difícil de un cuadro. Decir: ‘Ya está’.

jesus coyto 1 (10)¿Le da pena?
Pues, ¡Hombre! Es como un buen orgasmo, la verdad. Cuando terminas un cuadro, hablo de que los míos que son de gran formato, donde expones el cuerpo entero, me relajo y digo: ‘A por otro’.

Cree que desde que se inventaron las redes sociales y el marketing, la valoración de la pintura ha cambiado mucho. No hace falta que un pintor muera para que su obra se revalorice. «Antes, el artista necesitaba ser muy bueno para ser reconocido. Ahora, con un buen marketing, un excelente marchante y un poco de carisma, te hacen un artista. Mismamente, Barceló, que es un buen pintor, pero nada que ver con Velázquez o Renoir».

¿Le gustó lo que trajo a Salamanca?
Conozco a Barceló desde los inicios, porque yo vivía en Ibiza, cuando metía un conejo en un cuadro y se iba descomponiendo y el cuadro se iba haciendo solo. Esas cosas, se pueden permitir cuando tienes un nombre importante. Lo que trajo a Salamanca fue una falla. Sé de lo que hablo, porque he residido en Valencia muchos años y allí los falleros son unos grandes artistas, y las queman y no les dan importancia. Barceló lo que tenía en la Plaza, con El Elefante tirándose pedillos,… es una falla, sin más ni menos. Es Barceló y ya. Hoy en día, se considera una obra de arte, aquello que cuelgas en una pared dentro de un contexto que se considera espacio artístico, pues, ya está. No le quito ningún mérito a Barceló, porque es un buen pintor, pero no un genio.

jesus coyto 1 (7)¿Qué pintor español sobresale ahora mismo?
Muchos. Manuel Valdés, Juan Genovés, Eduardo Úrculo, Ramiro Tapia,… y en Salamanca, Andrés Alén, Florencio Maillo,… Hay pintorazos, pero te voy a dar nombres de amigos míos, que están como yo,… (Risas).

Reconoce que el tiempo es efímero, pero como artista, deja legado. «Nos queda el espíritu reflejado en las obras. Hace poco le pregunté a mi hijo que iba a pasar con los cuadros cuando ‘palmara’ y me contestó: ‘los quemamos'». (Carcajada). «Me da lo mismo una vez muerto. Lo que sí puedo decir es que he sido muy currante. He vendido, cientos de cuadros por el mundo. Todos los años iba a ferias en Bélgica, Alemania, Holanda, Nueva York, Miami,… he recorrido el mundo con mi obra».

¿Hay diferencia entre los compradores de arte de estos países?
Sí. Aquí en España hay aficionados. Es más, la Feria de Arcale de Salamanca era una de las que más afluencia de público recibía. Aquí se hizo una feria de arte buenísima y se la cargaron Panera y compañía que comenzaron a meter a los amigos y lo que ellos entendían como arte.

jesus coyto 1 (6)Opina que los países que se preocupan por la Cultura, con mayúsculas, tiene más futuro. «Cuanto menos sepas, menos incordias. Solo hay que ver lo que ponen en la televisión, basura y toda la mierda y cuando hay una historia, programan un partido de fútbol o montan una independencia para tapar la corrupción de unos y otros. Estos países son los que no le interesan que las personas sean culta».

Es un trabajador de la pintura y le da lo mismo que lo reconozcan o no. «Lo que quiero es disfrutar. Reconocimiento ya lo he tenido, estoy en los libros de Historia del Arte. Me ha gustado unirme con mis compañeros para organizar movidas, procurando crecer. De hecho, he tenido galerías donde los he apoyado».

¿Cómo tenemos que mirar su obra?
Desde el pensamiento. Lo que trato de transmitir en mi obra, sin ser panfletaria, es la narración de una época, de unas situaciones… Mis cuadros no se quedan en la epidermis. Hay que ir más allá, no sólo se ve el barco en el horizonte, también lo que hay debajo.

Jesús Coyto, en su casa-estudio, de Castillejo Martín Viejo.
Jesús Coyto, en su casa-estudio, de Castillejo Martín Viejo.

Ha vuelto a Castillejo Martín Viejo porque de vez en cuando hay que retornar a las raíces. «Estoy en casa. Es como pegar un salto hacía tus orígenes y empezar de nuevo a partir de aquí. A mí me ha venido muy bien venir, porque casi, casi estoy partiendo de cero. Los cuadros que voy a pintar a partir de ahora, van a ser otras historias. Además, voy a abusar mucho del entorno y del contexto paisajístico que hay aquí».


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba