PortadaProvincia

El nazi escondido en Linares

Todo el mundo recuerda su burro y las dos vacas suizas en su gran finca, con las que siempre presumía.

 

La familia Anger, de alto poder adquisitivo y vinculada a un entramado empresarial del nazismo, residió en los 60 en la Sierra de Francia y figura en una lista de la Agencia Central de Inteligencia  

Juan López/ ICAL. Todo el mundo recuerda su burro y las dos vacas suizas en su gran finca, con las que siempre presumía. Y algunos de sus vicios. «Le gustaban las armas, el tabaco y el aguardiente. También las naranjas. Tanto, que las compraba en Valencia para luego venderlas en Alemania». El alcalde de la localidad salmantina de Linares de Riofrío, Ignacio Polo, narra las bondades de quien fuera uno de sus vecinos más misteriosos en los años 60: el alemán Bernhardt Anger.

El alcalde de Linares, Ignacio Polo, junto a la casa donde residía la familia Anger en Linares de Riofrío (Salamanca)
FOTOS. ICAL/Eduardo Margareto.

Sin embargo, tras esa apacible vida de emprendedor rural se escondió durante muchos años uno de los hombres más buscados por la CIA, relacionado con Hoannes Franz Bernhardt, hombre de Hitler en España y pieza clave del contrabando de wolframio con Alemania; una actividad que tenía el visto bueno del régimen franquista y a la que contribuía con la consabida opacidad con la que Franco trató a los militares de las SS que se habían refugiado en España tras la victoria de los aliados en la II Guerra Mundial.

Anger, que se instaló en Linares en los 60, figura en ‘La lista fáctica de los nazis protegidos por España’, un documento desclasificado y liberado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de los Estados Unidos, en el marco de la Ley de Divulgación de Crímenes de Guerra Nazi, que incluía a 650 oficiales cercanos a Hitler y a la que ha tenido acceso Ical.

Su labor durante los años posteriores a la II Guerra Mundial, desconocida por muchos aún hoy en el pueblo, era gestionar la empresa Transportes Marion, dentro del conglomerado de Sofindus (Sociedad Financiera Industrial), que dirigía Bernhardt, general honorario de las SS en España y magnate del wolframio en los montes de Galicia y Salamanca. Se trataba de un enorme grupo de 350 empresas alemanas en España al servicio del Tercer Reich, entre minas de hierro y cobre, navieras, agrícolas, aseguradoras, mataderos y bancos. El general Bernhardt era uno de quienes había mantenido relación directa con Adolf Hitler.

Casa donde residía la familia Anger en Linares de Riofrío (Salamanca)

Como refleja José María Irujo en su libro ‘Lista negra: los nazis que salvaron Franco y la Iglesia’ (Aguilar, 2003), este general «era un alemán bajito tocado con un sombrero y envuelto en un largo abrigo que recorría montañas en coche oficial, subía hasta las minas con maletines de dinero y pagaba excelentes sumas por aquel mineral de color ébano, el wolframio, que se utilizaba para reforzar el acero de los cañones y carros de combate nazis». Tras la II Guerra Mundial, Bernhardt se refugió en la costa alicantina, en una elegante villa de inspiración francesa en Denia, un alquiler que sufragaba Transportes Marion hasta que la situación fue descubierta en los años 70 y obligó al general a exiliarse a Argentina.

Empresa camuflada

En el pueblo se habla mucho del misterio que rodea a la familia, pero nadie se atreve a vincularlo con el régimen nazi. «Se decía que se dedicaba al wolframio, pero es difícil saber si de forma legal o de contrabando», argumenta Polo, más teniendo en cuenta que a partir de 1944 Franco bloqueó los envíos de este mineral a Alemania por las quejas de espías aliados. El regidor elucubra sobre la posibilidad de que, de haber sido así, no habría residido en la Peña de Francia, sino en Barruecopardo, donde estaba la mina de este producto en la provincia.

Casa donde residía la familia Anger en Linares de Riofrío (Salamanca)

Los documentos norteamericanos citan a Anger como el mánager general de Transportes Marion, empresa «camuflada» y conectada con otros dirigentes cercanos al régimen nazi y franquista, como Dietrich Propfe, Joaquín Miranda y Juan Barber Alandete. Tras fraguar sus contactos en los años posteriores a la II Guerra Mundial, el germano radicado en Linares continuó con negocios en Madrid y únicamente volaba a Alemania en avión para no ser detenido. «En el pueblo no habíamos visto un avión y él los utilizaba, pero se comentaba que no podía cruzar por Francia porque estaba perseguido por su pasado», insinúa Polo que, al igual que otros habitantes, no se aventura a afirmar su vinculación nazi a pesar de figurar en documentos desclasificados.

En ellos, la CIA no sólo le vincula a la empresa de transportes, sino que le cita como ejecutivo de Sofindus -el documento se refiere a la sociedad como Consorcio Alemán en Madrid- y protagonista en abril de 1945, con la II Guerra Mundial recién terminada, del traslado, «en varias ocasiones», desde la sede de Marion a su casa de 400 litros de gasolina y 200.000 pesetas.

Emiliano Porras, ahora con 81 años, trabajó para la familia en la gran finca y la vivienda que poseían a las afueras de la localidad. Aunque habitada por la familia de Anger, la propiedad salía adelante gracias a sus cuidados durante los 18 años que su padre estuvo al frente. Por ello, conoció bien la personalidad del patrón alemán, pues entró de «peón» con 13 años, como él mismo recuerda, si bien prefiere no aportar más detalles.

El regidor recuerda que Anger «apenas paraba casi nada en el pueblo, pues tenía sus negocios fuera y nunca hablaba de su trabajo». Pero su esposa Irma y sus seis hijos -Peter, Jürgen, Karin, Inge, Tita y Walther Baltha- vivían en Linares, donde se relacionaron con algunos de los muchachos del pueblo, aunque pocos conocieron por dentro la casa. Una de esas personas es Dionisia Santa Martina, una niña en los años 60, cuyo padre amenizaba con su tambor las fiestas de la familia. «Era un placer que Bernhardt tenía. Y muchas veces tocaba para ellos», responde ‘Dioni’, como la conocen en el pueblo, una de las pocas que conoció por dentro la casa gracias a la amistad que forjó con una de sus hijas, a la que llamaba Carmen. Lo último que supo de ella fue que dirigía una empresa de cazuelas. Sin embargo, regresó décadas después a saludarla al pueblo.

Un grupo eléctrico y dos vacas suizas

Hoy en día la finca son ruinas, un escenario en semiabandono, donde los muros de las escasas construcciones en pie han sido devorados por la hierba y el musgo. Los señoriales edificios de piedra natural dejan entrever lo que algún día fue un porche de entrada, donde ahora hozan los jabalíes todas las noches. La primera casa se quemó y la volvieron a levantar.

En la vivienda se intuyen algunas de las estancias, como la cocina, donde algunos azulejos expiran poco a poco cuando se despegan de la pared. «Aquí guardaba su Mercedes, cuando nadie tenía coche y la carretera estaba sin asfaltar. Imagina la sensación», remarca en una breve visita por la propiedad Ignacio Polo, mientras apunta con su índice a un pequeño garaje del que solo restan dos muros. Cuentan en Linares que cuando la familia se fue «se llevó hasta las escaleras».

Casa donde residía la familia Anger en Linares de Riofrío (Salamanca)

Lo único que queda claro, y en eso coinciden en el pueblo, en una charla por la calle o mientras juegan la partida en el bar España, es que se trataba de una familia pudiente, independientemente de si sus caudales procedían del negocio del wolframio o de cualquier otro. «Aquí se llevaban bien con la gente, pero solo tenían relación con un grupo de familias pudientes, entre ellos los maestros y el cura, y organizaban bailes y guateques», prosigue Polo.

En la finca y entre otras propiedades, la familia Bernhardt contaba con un grupo eléctrico que mejoraba su calidad de vida, que para la época, «y más en esta zona», era un «increíble avance», retoma el alcalde. También un establo para las dos vacas suizas y un burro. Curiosamente es uno de los pocos recuerdos, el de los animales procedentes de Los Alpes, que todo el mundo en el pueblo relata si tiene cierta edad.

La partida entre un grupo de jubilados se anima en el bar España. Se detienen y giran su mirada al escuchar hablar de esta familia: «No sabemos exactamente lo que hacían. Había veces que a medianoche llegaban por la carretera varios Mercedes. Llamaba mucho la atención. Al día siguiente, lo único que veíamos eran las vacas suizas», narra, con el palillo en la boca, uno de los jugadores, mientras los demás asienten con un movimiento de cabeza.

De manjares y chocolate

‘Dioni’ ahora cuenta con un negocio familiar de hostelería en Linares. Recuerda con cierta nostalgia a aquellos «alemanes» y lamenta que, cuando se quemó la primera casa, «la gente no les ayudó mucho». Al parecer, la población tenía «cierto miedo» de lo que podría albergar la finca. De hecho, esa noche la familia Anger la pasó en casa de la entonces joven niña. «Había buena amistad. Se desconocía a que se dedicaban», prosigue.

«Yo acudía a su casa. Me daban chocolate, que eso era un manjar para las familias españolas. Nosotros no teníamos de nada y ellos tenían de todo«, comenta. «Recuerdo como si fuera ahora que pasaban los coches de marcas alemanas, con esos guardabarros tan grandes y negros…», rememora con asombro, junto al Ayuntamiento y la carretera que atraviesa el pueblo y por el que pasaban, entonces sobre tierra y barro, esos turismos germanos hace 60 años ante la admiración de los vecinos. Tras años en el pueblo, la familia se fue a vivir a Madrid y solo acudían a Linares en verano. El pueblo les perdió la pista, aunque Washington cita al padre de familia en sus documentos como «agente alemán repatriado desde Bilbao». Se desconoce a dónde…


Noticias relacionadas

4 comentarios

  1. Anger, no era el manager-director de Transportes Marion, era el testaferro de Berndhart para gestionar el Wolframio en las minas , el director de Marion era otra persona.

  2. Cualquier parecido con la realidad pura coincidencia. Para empezar vivieron en Linares a finale de los años 30, principio de los 40. Después de la guerra Civil española y antes de la WWII. Durante muy pocos años. Se relacionaban con la gente del pueblo e iban a la escuela. Todavía viven compañeros de pupitre de los alemanes. Alguno sabe contar en alemán, se lo enseñaron los niños. Carmen, Klaus y otros volvieron a Linares hace años. Estuvieron visitando a personas que trabajaron en su casa.
    Las fuentes utilizadas no han sido buenas. Y la utilización de los papeles clasificados con una interpretación muy libre y subjetiva, hay que leerlos todos. (No dudo que fuera Nazi, tampoco lo sé)
    No se puede escribir cualquier cosa.

Deja un comentario

Botón volver arriba