LocalPortada

Apuntalado el muro de la residencia municipal Fidalgo Morales

El corrimiento de tierra se produjo a finales del mes de mayo y abrió una grieta de un metro de anchura

 

Residencia Fidalgo Morales, apuntalada.

Hace dos meses, el 30 de mayo, un vecino descubrió una enorme grieta a lo largo de la valla de sesenta metros que delimita un solar y el muro de la residencia Fidalgo Morales, en el barrio Blanco

 

Durante este tiempo, los vecinos han mirado con preocupación el boquete que se extendía a lo largo de la pared.  La policía Local tenía acordonada la zona y así evitar posibles accidentes. No obstante, al haber llovido tan intensamente durante toda la primavera, el temor a un nuevo corrimiento de tierra era una preocupación constante en el vecindario.

Los trabajos para apuntalar el muro comenzaron el pasado 19 de julio. Actualmente, hay una barrera de contención provisional, que sujetan los varios metros de altura para contener la presión del suelo en pendiente.

Los dos muros de contención de mayor altura continúan curvados y ligeramente inclinado hacia la residencia. Al igual que la grieta que se abrió el pasado mes de mayo de un metro de anchura.

El solar próxiimo a la residencia Fidalgo Morales permanece acordonado desde el 30 de mayo.

Noticias relacionadas

Botón volver arriba