LocalPortada

Críticas al mantenimiento de las zonas verdes

Denuncian las “podas de castigo”, el despilfarro de agua, la muerte de árboles secos y la proliferación de maleza

Ganemos Salamanca denunció este miércoles la falta de cumplimiento del contrato municipal de conservación mantenimiento y mejora de jardines y espacios verdes por parte de la empresa adjudicataria, Eulen, que recibe anualmente más de 3 millones de euros del Ayuntamiento. Quejas constantes de las y los salmantinos ponen de manifiesto las carencias en las tareas de Eulen, tal y como han recordado hoy las concejalas de Ganemos Virginia Carrera y Pilar Moreno.

 

Considera necesario que el equipo de Gobierno del PP “haga cumplir a la empresa el compromiso que tiene firmado desde 2013puesto que los continuos incumplimientos por parte de esta empresa amiga del PP perjudican a la ciudadanía”, indica.

Pese a este mantenimiento “deficiente” de las zonas verdes y jardines de la ciudad, el Ayuntamiento ha decidido prorrogar año más este contrato (hasta la próxima adjudicación), un acuerdo al que se llegó en el último Pleno (27 de julio), y que contó la abstención de Ganemos.

Las podas, el despilfarro de agua en el riego, la reposición, el cuidado y replantación de árboles, además del mantenimiento en sí de las zonas verdes, son las tareas en las que se detectan las principales carencias. Como responsables todo ello, Ganemos señala tanto a Eulen como al equipo liderado por el alcalde, Alfonso Fernández Mañueco, “por dejar sin supervisión los trabajos realizados por la empresa”.

Podas agresivas

Así, en cuanto a las podas, Ganemos habla de un excesivas “podas de castigo que, más que podas, parecen talas”, algo injustificado, puesto que el pliego de condiciones del contrato recoge que el criterio de estos trabajos debe ser el de conservar, en su mayor parte, la estructura del árbol.

Respecto a los riegos por aspersión, abundan en la ciudad los puntos en los que despilfarra agua a causa de la incorrecta orientación de los mismos, lo que conlleva la inundación de la calzada, con el consecuente perjuicio para las zonas verdes en sí, así como para los peatones. Los riegos activados de forma manual son puestos en funcionamiento, en numerosas ocasiones, a altas horas del mediodía, lo que resulta ineficaz y supone, una vez más, desaprovechar agua, indica Ganemos.

Árboles secos

Por otra parte, el arbolado (replantación y reposición) supone otra ‘asignatura pendiente’ para Eulen. La empresa sigue plantando árboles de especies inadecuadas para el clima de Salamanca, al tiempo que deja morir ejemplares jóvenes por falta de riego.

Maleza, ratas y cucarachas

El mantenimiento, desbroce y limpieza de las zonas verdes causa también el descontento de los vecinos por la gran cantidad de maleza existente, algo mucho más habitual en los barrios que en la zona centro. “Y es que Eulen parece llevar a cabo un trabajo más esmerado en las zonas céntricas de la ciudad que en la periferia”, señala.

Etiquetas
Mostrar más


Noticias relacionadas

Echa un vistazo

Close
Close