Castilla y León

Herrera apuesta por el patrimonio natural para fijar población en el medio rural

 

Juan Vicente Herrera, presidente de la Junta de Castilla y León, destacó este viernes que en la Comunidad se entiende y se cuida el patrimonio natural como un recurso no deslocalizable y como fuente de oportunidades para fijar población en el medio rural. De ahí que el Gobierno regional trabaje en un modelo de turismo vinculado a factores ambientales y de calidad de la oferta turística que contribuyen a que Castilla y León sea líder en turismo rural.

 

ICAL.  Herrera visitó la Casa del Parque de San Zadornil, que junto con la ubicada en Oña conforma la red de infraestructuras de este Parque Natural en el que la Junta ha destinado cerca de diez millones de euros. Este edificio, en el que se han invertido 2,2M€, imparte un novedoso programa, ‘La Metrópoli Verde’, que busca la dinamización turística responsable y sostenible del territorio. Las inversiones realizadas en los últimos quince años en la red de espacios naturales de la provincia de Burgos ascienden a 30M€.

En su visita al Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil, el presidente de la Junta destacó que Castilla y León es una de las regiones europeas más ricas en biodiversidad, siendo la segunda comunidad tras Andalucía con más superficie en Red Natura 2000, con cerca de 2,5 millones de hectáreas, lo que supone el 26,13 % de la superficie de la Comunidad y el 17,41% del total de España. La Red de Espacios Naturales de Castilla y León cuenta con 28 espacios protegidos, con cerca de 773.000 hectáreas, que son el 8,2 por ciento de la superficie de Castilla y León. Por ella pasaron el pasado año 3,3 millones de visitantes.

Herrera anunció también que en los próximos dos años hay previstas unas inversiones de aproximadamente 4M€ para completar la red de casas del parque en los espacios naturales de las Hoces del Alto Ebro y del Rudrón, en la localidad de Quintanilla, y que tendrá reflejo en los presupuestos de 2019. Junto a ello están también en programación otras dos actuaciones que se pretende acometer en estos dos años, como son la mejora del Mirador del Monte de Santiago, uno de los “más especiales de la geografía de Castilla y León”, según destacó, y el entorno del Paraje de la Yecla.

La Casa del Parque de San Zadornil se encuentra en el Parque Natural de Montes Obarenes-San Zadornil, de 33.000 hectáreas y se suma a las ya existentes Casa del Parque situada en Oña, inaugurada en 2011, y el Punto de Información de Pancorbo, en funcionamiento desde 2006.

Riqueza y biodiversidad

“Es un espacio magnífico, de una enorme riqueza y biodiversidad”, señaló el jefe del Ejecutivo, quien deslizó que “afortunadamente no se puede deslocalizar, pues es un elemento de riqueza, de atracción, de turismo, de actividades vinculadas a la naturaleza y a la biodiversidad”. En este sentido, consideró que “permite generar actividades vinculadas a la naturaleza y por tanto fijar población y fijar riqueza”. Un aspecto en el que apeló también al trabajo de los alcaldes y consistorios encuadrados en espacios naturales.

El edificio en el que se ubica es una antigua vaquería, cedida en por el Ayuntamiento de esta localidad, en el que se ha acometido una profunda rehabilitación debido a las importantes afecciones de su estructura. En total, la Junta de Castilla y León ha destinado al Parque Natural cerca de 10M€.

La Casa tiene un importante número de visitantes y el año pasado alcanzó los 12.110. Durante 2017, un total de 86.348 visitantes pasó por los siete centros ubicados en los espacios naturales de la provincia de Burgos y en lo que va de año, la cifra asciende a 43.604 personas por el total de centros de la provincia.

La Metrópoli Verde

El programa ‘La Metrópoli Verde’, que pudo conocer el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, y que se viene impartiendo en la Casa del Parque de San Zadornil, es un proyecto novedoso donde se aprovecha el alto valor natural del entorno de la Casa para abordar la interpretación de un espacio natural más allá de los espacios expositivos tradicionales. Su ‘construcción’ bajo criterios de eficiencia en la inversión y rentabilidad económica y social ha desembocado en un plan integral de dinamización turística del territorio en el que están comprometidos tanto las administraciones como los particulares.

La Metrópoli Verde’ es una bulliciosa urbe donde vive el mundo vegetal y en la que sus metropolitanos por excelencia son los árboles. Se trata de un infinito bosque de bosques, un territorio que desborda belleza y en el que conviven apiñadas un insólito y cosmopolita mosaico de culturas forestales.

La identificación de su trama ‘urbana’ está apoyada en una red de pistas forestales y senderos existentes articulando completamente el espacio. Dependiendo de sus posibilidades viales, se han renombrado como avenidas, calles y callejuelas, algunas de ellas antiguas áreas recreativas abandonadas, y se han señalizado magníficos miradores que estaban ocultos y rehabilitado antiguas fuentes en desuso.

El turismo de esta ‘Metrópoli Verde’ se fundamenta en un programa de visitas guiadas, a pie, a caballo o en bicicleta eléctrica. Cuenta además con herramientas interpretativas como la Guía del viajero y comunicativas como la web oficial y las redes sociales del proyecto que han ayudado a impulsar su éxito. El mantenimiento de la web se comparte entre el Ayuntamiento de la Jurisdicción y la Fundación Patrimonio Natural en lo que supone un ejemplo más de colaboración y responsabilidad compartida entre administraciones.

Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil

El Parque Natural Montes Obarenes-San Zadornil está ubicado en las estribaciones de la Cordillera Cantábrica. Es un espacio de montaña constituido por las sierras de Oña, La Llana, Pancorbo, Arcena y los propiamente llamados Montes Obarenes. Tiene una superficie de 33.064 hectáreas y su mayor cima es el monte Unión, con 1.434 metros de altitud.

Su seña de identidad es su gran biodiversidad y la belleza de sus paisajes además de su enorme patrimonio histórico, artístico y cultural que cuenta con conjuntos eremíticos, cuevas, castillos y torres defensivas que vigilan desde lo alto, monasterios en los más recónditos y espectaculares rincones, ermitas, aparecen por doquier en este territorio, paso obligado desde el norte a la meseta.

Sus pueblos y villas están bien conservados. Frías, como la ciudad más pequeña de España, la impresionante Villa de Oña, con su monasterio de San Salvador tan unido a ella, Pancorbo con su desfiladero, lugar de paso obligado entre el norte y la meseta, o Santa Gadea del Cid, pequeña villa amurallada, son ejemplos de la importancia que este territorio tuvo desde antiguo pero, sobre todo durante la Edad Media.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba