LocalPortada

Las agresiones de los padres a los profesores se duplican

Aumenta también el número de conflictos en Educación Infantil

La organización sindical del profesorado Anpe ha presentado este miércoles el informe que recoge todos los datos de la actividad del servicio del Defensor del Profesor del curso 2017/18. Lo que más llama la atención es el aumento de los conflictos dentro de Educación Infantil y de las agresiones físicas por parte de padres de alumnos a los profesores.

 

El Defensor del Profesor, un servicio que Anpe puso en marcha en Castilla y León en el año 2006, tiene la misión de ofrecer atención inmediata y gratuita para docentes víctimas de situaciones de conflictividad y violencia, ya sea por parte de sus alumnos, de los padres o de otros compañeros.

Los afectados llaman por teléfono al servicio, los coordinadores recogen la información mostrando empatía y manteniendo la situación en absoluta confidencialidad y, posteriormente, se fijan unos objetivos de resolución del conflicto y se ponen en marcha diversas estrategias para atajarlo.

Este pasado curso escolar se han dado un total de 74 casos, de los cuales 31 de ellos han sido maestros de Educación Primaria, 27 han sido profesores de Educación Secundaria, 7 de Educación Infantil y el resto de otras enseñanzas. De estos, la mayoría de los denunciantes han sido mujeres, con un porcentaje del 62%, pero se desconoce si es porque estos conflictos se dan más en mujeres o si son ellas quienes más se animan a denunciarlo.

Durante los años que ha funcionado el servicio, la evolución de casos ha ido en aumento. Es cierto que este año el total ha descendido ligeramente, pero los problemas son más graves. Han descendido los casos en Primaria (pasando de 33 a 31), al igual que en Secundaria y educación para adultos, pero ha ascendido en Infantil.

Dentro de las tres tipologías, encontramos que en el conflicto proveniente de alumnos lo que más se dan son faltas de respeto y problemas de indisciplina en las aulas, lo que no se considera grave. Por parte de los padres, han aumentado las amenazas, las denuncias y las agresiones (estas se duplican en un 50%). Finalmente, los problemas entre compañeros han descendido y en la mayoría de casos tiene mucho que ver con las cuestiones anteriores.

Este tipo de situaciones lo que generan es una gran inestabilidad emocional en los decentes, quienes pueden llegar en numerosos casos a padecer alguna enfermedad mental. De hecho, el 49% de los casos presentaba ansiedad, el 5% estrés y el 8% depresión.

Tras el análisis de todos estos datos, Anpe insiste en la propuesta de elaboración de un Plan Estratégico de Mejores de la Convivencia Escolar que incluye cuestiones como la reactivación del Observatorio sobre la Convivencia, un programa de prevención, un plan específico de formación del profesorado, la renovación y cumplimiento de los Derechos de convivencia, asistencia psicológica, reconocimiento de trastornos mentales como enfermedades profesionales, la rehabilitación de alumnos agresores y la obligación de los equipos directivos de informar sobre estos conflictos.

Por desgracia, los casos recogidos por este servicio son solo una pequeña parte de la realidad. Por ello, desde Anpe han señalado que están “trabajando para que los casos de convivencia no sean noticia” y para “avanzar a un cero en informes de convivencia”.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Botón volver arriba