Más noticiasSucesos

Angustioso rescate de Yulen, el niño de dos años que cayó en un pozo

Debido a un derrumbe de tierra, los efectivos del operativo de búsqueda trabajan a contrarreloj.

El rescate de Yulen, el niño de dos años que cayó este domingo en un pozo de más de 100 metros de profundidad, continúa, aunque un derrumbe de tierra ha dificultado el trabajo de los equipos de rescate. Los efectivos trabajan a contrarreloj para poder acceder al fondo del pozo.

 

La subdelegada del Gobierno de Málaga, María Gámez, ha asegurado que “la prioridad ahora mismo es localizarlo y acceder hasta él”.

Existen técnicas apropiadas para acceder a este tipo de espacios y se están probando diversas alternativas para “tener todo el cuidado posible”. “Hemos sacado unos 30 centímetros de tierra y tenemos que seguir probando otras alternativas”, ha explicado. Entre ellas está la de excavar un agujero en paralelo hasta llegar a a altura del pequeño, o usar un robot de una empresa de desatoros.

Por lo pronto, el último hallazgo ha sido una bolsa de chucherías del pequeño que los efectivos encontraron durante la noche a una profundidad de 78 metros. Aunque han logrado sacar algo de tierra, los efectivos se han topado con una “zona dura” que les dificulta la tarea.

“Nadie está preparado exactamente para un rescate en estas condiciones”, ha señalado la subdelegada, pues no se trata solo de llegar hasta el fondo del pozo sino de “conservar el hueco por donde se debe rescatar”.

En el operativo de búsqueda, están están uniendo esfuerzos el Consorcio de Bomberos de Málaga, la Guardia Civil, el Equipo de Rescate e Intervención de Montaña, el Grupo de Especialidades Subacuáticas, la Policía Nacional y Local, la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias y Protección Civil, así como varias empresas privadas.

El portavoz del Instituto Armado ha manifestado que, con este operativo, se pretende “localizar y rescatar al niño”, y ha subrayado que “no van a parar hasta conseguirlo”. “El dispositivo va a estar en funcionamiento todo el tiempo que sea necesario”, ha anunciado.

El agujero donde se ha caído el pequeño, ubicado en la zona del Dolmen del Cerro de la Corona de Totalán, mide unos 25 centímetros de diámetro y tiene 110 metros de profundidad, por lo que “solo se encuentran allí los efectivos necesarios”. No se ha realizado ninguna perforación cerca del pozo.

Por el momento, no hay ninguna investigación abierta sobre los hechos, dado que “lo importante es rescatar al niño”, ha señalado el portavoz.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba