Cosas de la vidaSucesos

Secuestró tres meses a una niña de 13 años y mató a sus padres

El asesino dice que se encaprichó de ella cuando la vio subir al autobús escolar

Tras tres meses de búsqueda, la adolescente estadounidense Jayme Closs, de 13 años, apareció finalmente la semana pasada. Este martes, Jake Patterson, de 21 años, ha reconocido que llevó a cabo su secuestro y asesinó a sus padres.

 

El secuestrador confeso de la joven narró a las autoridades que la vio un día subir a un autobús escolar mientras conducía de camino al trabajo. «Supo entonces que era la chica a la que se llevaría», indica la denuncia presentada por el fiscal del condado de Barron, Wisconsin.

Al parecer, no existía relación previa entre Patterson y la joven. «El acusado declaró que no tenía idea de quién era ella ni sabía con quién vivía o cuántas personas estaban en la casa», sostiene el informe fiscal.

Patterson comparecerá en el condado de Barron para afrontar la cadena perpetua por los delitos de homicidio intencionado, secuestro y robo a mano armada. El juez ordenó para él una fianza de 5 millones de dólares y pidió que se recojan muestras de ADN, además de prohibirle cualquier contacto con la joven y los vecinos que la ayudaron a escapar.

El documento también recoge el punto de vista de la joven sobre los hechos, que tuvieron lugar a mediados del pasado mes de octubre. Según su declaración, vio a una persona caminando hacia su habitación cuando su perro la despertó con varios ladridos. Atemorizada, se ocultó en el cuarto de baño junto a su madre, pero el secuestrador mató a sus padres con un arma de fuego.

En el momento en que el detenido la sacó de su casa por la fuerza, oculta en un coche sin matrícula, escuchó las sirenas de los coches de Policía que se estaban dirigiendo hacia su casa. Posteriormente, los agentes hallaron a sus padres sin vida en el domicilio y anunciaron una orden de búsqueda para hallar a la adolescente desparecida.

El pasado viernes, Closs logró finalmente escapar de su secuestrador y pidió ayuda a una vecina que estaba paseando a su perro en la ciudad de Gordon, a 50 kilómetros de su casa.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba