Castilla y León

Insuficiente botín para tanto aspirante del PP a cargo público

Aun siendo presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañuecose las va a ver y desear para premiar lealtades y colocar a la legión de aspirantes a cargo en el PP de Castilla y León. Habida cuenta de que la Ley de Gobierno y Administración limita a una máximo de 10 el número de consejerías y que Ciudadanos reclamará varias de ellas, el número de cargos de primer nivel resultará insuficiente para satisfacer tanta apetencia.

Así, a bote pronto, Mañueco está comprometido a colocar a no menos de una docena de notables del PP de Castilla y León que le han sido fieles desde el primer momento o que se han pasado a sus filas con el discurrir de los acontecimientos. Lugar preferente tiene, faltaría más, el cuarteto que integra su guardia de corps, comenzando por el secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, y el hasta ahora portavoz del grupo parlamentario popular, Rául de la Hoz. Ninguno de ellos se conforma con un cargo de rango inferior al de una consejería. Por suerte para Mañueco, el eterno gerente-tesorero del partido, Pedro Viñarás, nunca ha aspirado a cargo público, y el último miembro del cuarteto, el ex alcalde de Burgos, Javier Lacalle, ya se ha solucionado lo suyo agenciándose un escaño en el Senado.

Otros aspirantes a consejería son el efímero presidente de las Cortes, él también burgalés Ángel Ibáñez, y el número uno de la lista autonómica por Ávila, el ex alcalde Miguel Ángel García Nieto, quien aspira a ocupar la cuota abulense en el gobierno presidido por Mañueco. Y del gobierno zombi de Juan Vicente Herrera pretenden sobrevivir el consejero de Medio Ambiente,Juan Carlos “Pañuelitos” Suárez-Quiñones, y el multiconsejeroCarlos Fernández Carriedo, ya saben ese-eterno-chico-bien-mandado-que-igual-sirve-para-un-roto-que-para-un-descosido.

El PP de Zamora necesita recolocar a la todavía presidenta de la Diputación, Mayte Martín Pozo, ya que en el caso de mantener el gobierno de la institución dicho cargo está reservado para el presidente provincial del partido, José María Barrios, quien no consiguió el escaño del Senado al que aspiraba en las elecciones generales.

Las Diputaciones van a engrosar el listado a colocar por Mañueco si Ciudadanos mantiene su veto a los aspirantes a repetir en Valladolid (Jesús Julio Carnero) y Salamanca (Javier Iglesias), o se confirma la cesión de la presidencia de la de Burgos al partido naranja, lo que dejaría en la estacada a César Rico, el presidente provincial del partido. Y el que ya está en la estacada es el presidente de la Diputación y del PP de León, Juan Martínez Majo, quien ni siquiera ha conseguido mantener la alcaldía de Valencia de Don Juan, en la que llevaba 24 años.

El PP también verá reducido su número de cargos en las Cortes, donde hasta ahora ha contado con tres miembros en la Mesa y otros 7 procuradores liberados por cuenta de la Cámara. En la nueva Mesa tiene que conformarse con dos puestos y el número de liberados descenderá a cinco al haber pasado de 42 a 29 procuradores. Cuatro puestos menos de los que no podrá disponer Mañueco, obligado a hacer encaje de bolillos para evitar descontentos en el seno del partido.



Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba