fbpx
Local

Edgar, el imparable niño salmantino

Edgar tiene ahora 7 años, pero cuando tenía 4 le diagnosticaron leucemia linfablástica aguda. Después de dos años de tratamiento está curado

 

Edgar nos asalta en la plaza del Liceo con un papel y nos dice que es un niño imparable. Damos fe y añadimos que muy sonriente y lleno de vida.

Edgar tiene ahora 7 años, pero cuando tenía 4 le diagnosticaron leucemia linfablástica aguda. Después de dos años de tratamiento está curado y, junto a su madre, Isabel y su hermano, nos cuenta cómo ha sido.

Habla muy bien de los médicos y de las enfermeras que lo trataron y curaron en el hospital Clínico y nos cuenta que el sitio que no le gusta nada es la UCI.

“En el hospital no hay ningún momento bueno. Le diagnosticaron la leucemia con 4 años, ha tenido dos años de tratamiento y ahora con siete está curado”, relata Isabel.

¿Cómo estáis?
Ahora estamos bien. El trago es duro, muy duro, porque en un niño nunca te lo esperas. No tenía ningún síntoma, solo un ganglio inflamado, pero di un poco la paliza, porque el ganglio no se quitaba y pensé que no era normal. Fuimos a urgencias y no salimos en 60 días. Luego ya con el tratamiento vas y vienes, estás una

semana ingresado y vuelves a casa.

Se le ve bien…
Sí. Lo bueno de los niños es que no piensan en la enfermedad, ni el tiempo. Él está encerrado allí, pero está con sus padres, con su hermano,… No necesita más.

¿Qué tal el hermano?
Muy bien. Ha hecho un papel muy importante, porque como Edgar no podía tener contacto con niños, porque le baja mucho las defensas, al tener un hermano, jugaba, en la medida de lo que se podía. Se disfrazaba de Drácula cuando le estaban trasfundiendo. Los niños lo hacen mucho más fácil que los adultos.

En el folleto que nos entregó Edgar se puede leer que a él la palabra leucemia ya no le da miedo, ¿y a ti?

Cuando te enfrentas a la enfermedad y la vas superando, como yo, la palabra leucemia se hace mucho más humana. Espero que pronto muchos niños en mi situación puedan decir lo mismo y que, algún día, este sea como la palabra deberes que, aunque no me gusta, no da tanto miedo.

Como yo, muchos otros pacientes y sus familias nos hemos unido para compartir contigo el mejor anuncio del mundo: que te digan que la leucemia está curada.

Este 29 de julio es el Día de los Imparables.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba