CulturaPortada

Los jóvenes se posicionan sobre la violencia machista

El grupo 'Esos Escénicos' del IES Mateo Hernández interpretan el lunes 25 la obra 'Yo no te doy mis ojos' escrita por ellos y dirigida por Pablo Málaga

 

Visualizar y sensibilizar a la sociedad sobre el problema de la violencia machista es una necesidad social, entre los actos que se organizan en Salamanca este lunes 25, está la representación de Yo no te doy mis ojos, dirigida por Pablo Málaga e interpretada por el grupo ‘Esos Escénicos’, del Instituto Mateo Hernández.

Hablamos con Pablo Málaga para conocer el sentir de los jóvenes y adolescentes sobre esta lacra social. ‘Yo no te doy mis ojos’ es un espectáculo escrito por jóvenes entre 12 y 18 años, estudiantes del IES Mateo Hernández.

Málaga cree que si de alguna manera hay que atajar el problema del maltrato es a través de la educación. Por ello, ¿qué mejor manera que conocer cómo viven, cómo sienten,… ellos el maltrato? ¿Qué es para ellos el machismo, la discriminación de la mujer a nivel laboral o social?
Hicimos mucho trabajo de mesa. Estuvimos escribiendo más de un mes y casi todos los textos que se interpretan en la obra son de ellos.

Los actores son alumnos de la ESO y Bachillerato, de 12 a 18 años, y se subirán a las tablas del Liceo el lunes 25 de noviembre realizarán dos funciones a las 18.30 y a las 21.00 horas. Es un grupo de 22 chicos y chicas que llevan tiempo en el teatro, casi todos entran en primero y terminan todo el ciclo en el teatro y hay de todas las edades. «Las que llevan el peso de las escenas son las de 1º y 2º de Bachillerato», puntualiza Málaga.

'Yo te doy mis ojos' es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.
‘Yo te doy mis ojos’ es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.

¿Cómo ven ellos las redes sociales y esa parte de machismo que Controla el móvil a sus novias?
Dentro del espectáculo tenemos un sketch en el que un chico y una chica están en escena y se ve en una pantalla lo que escriben en el móvil. La chica ha quedado con sus amigas y él le escribe dónde estás, llevo llamándote toda la mañana y no me coges el teléfono,… y ella le contesta que iba a comer con una amigas. Es la típica conversación de control. Al final, ella le cuelga animada por las amigas. Él explota, sigue escribiendo: coge el teléfono, me estas enfadando, al final voy a hacer lo que no quiero hacer. Como justificando que ella es la que lo pone en el disparadero.

Cuándo tuvisteis las reuniones de mesa, ¿cómo ven ellos este control del móvil o de la vida de esas chicas?
Tienen mucha conciencia de ello. Pero, sigue habiendo muchos roles machistas en los jóvenes, no solo por parte de ellos, también de ellas, es lo que más chirrían, el que una chica justifique una acción machista de un hombre. El grupo está muy concienciado del problema y a las chicas las veos como alerta de lo que dicen y tienen la palabra justa y adecuada para contestar. Además, eran las primeras en decir si algo le indignaba, tenían que hacerlo público en la obra.

Hay un sketch en la obra en la que una chica coge el teléfono y se pone a hablar con su padre. Tiene una conversación con su padre que sería la que tendría una hija con su madre. Le pregunta si luego quedamos para ir de compras y dice que solo quiere ir con él porque su madre es una pesada y siempre va de prisa y corriendo. «También habla de maquillaje, de chicos,… Es más, le dice en un momento determinado que no se lo cuente a su madre, porque ya sabes cómo se pone», comenta Málaga que este tipo de situaciones descolocan al público, pero «nos hacen que tengamos otra perspectiva».

'Yo te doy mis ojos' es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.
‘Yo te doy mis ojos’ es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.

Pablo, ¿habláis de los piropos? porque hay hombres que dicen que tiene miedo a decirle un piropo a una mujer por si los denuncia.
Sí. Creo que en todas estas situaciones, siempre hay extremos y que se utiliza los extremos como autodefensa propia. Tenemos un sketch muy significativo y divertido. Salen dos chicas subidas en un andamio como si fueran obreros de la construcción, un gran estereotipo, pasa un chico y una de ellas le dice: se te ha caído un papel y el chico las mira y ella le contesta, el que te envuelve bombón’. (Risas)
Luego pasa una chica y le piden que se siente con ellas y comienzan a darles datos estadísticos de lo que es la violencia de género en la juventud. Siempre les digo, todos los límites que os pongáis en la vida, en el amor, en el sexo, en vuestras relaciones,… que sean los que os pongáis vosotros con vuestras parejas.
Si tu vas por la calle y ves una mujer y le dice una grosería o simplemente le dices ¡qué guapa eres! y no la conoces de nada, me parece que es un acoso innecesario. Además, con qué pretensión dices eso. El sentido común es lo que hay que aplicar en todos los caso.

'Yo te doy mis ojos' es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.
‘Yo te doy mis ojos’ es la obra que se representan el lunes 25 a las 18.30 y a las 21.00 horas en El Liceo.

Obra que empodera a la mujer

El título de ‘Yo no te doy mis ojos’ está relacionado con la película de Icíar Bollaín ‘Te doy mis ojos’, donde la mujer es muy víctima, muy entregada al maltrato. «Jugando con el título de esa película pusimos ‘Yo no te doy mis ojos’. Empoderar a la mujer».

Desde que existen estadísticas, España lleva más de 1.000 mujeres asesinadas por sus parejas o ex parejas. Queremos saber si ahora se vive una situación extrema. «Ahora palpamos más el problema, lo que tenemos ahora es una realidad visible de lo que es el problema. Estoy convencido de que en España en los años sesenta, setenta u ochenta morían las mismas mujeres que ahora, pero había un silencio institucional. Recuerdo que cuando se daban esas noticias, no se hablaba de violencia machista, sino violencia doméstica, no se le daba más trascendencia. Lo que ocurre es que hoy se conocen y se pone cara a esas mujeres asesinadas. Hay una lucha continua de las mujeres y de muchos hombres en contra de este mal. Tenemos que luchar juntos, hombres y mujeres, sino no tiene sentido». concluye Pablo Málaga.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba