CulturaNavidad 2019

De Miguel a Miguel

Miguel Elías recordó a Miguel de Unamuno en el homenaje que la Asociación de Memoria y Justicia de Salamanca le rinde al filósofo cada 31 de diciembre en el cementerio

 

Miguel Elías, con su voz y su palabra, y Pedro Garriga, con su violonchelo, fueron los encargados de recordar a Miguel de Unamuno en el homenaje que cada 31 de diciembre organiza la Asociación de Memoria y Justicia de Salamanca en el cementerio San Carlos Borromeo

El diálogo que entabló este frío martes de diciembre el artista Miguel Elías mirando al nicho de Miguel de Unamuno fue emotivo y como dijo el nieto del filósofo, Pablo de Unamuno, “en algunos momentos creímos que te iba a contestar”.

Elías hablo de que un 31 de diciembre de 1936 cuando murió Miguel de Unamuno, muchos creyeron que lo iban a silenciar con la muerte, pero se equivocaron “hoy vive más que nunca don Miguel”. Se fue el cuerpo del rector, no su alma, esa “no se puede apresar por quien no celebra la libertad”.

En esta charla imaginaría entre ambos artistas, Miguel Elías trajo hasta el cementerio salmantino a Lorca con una frase de la obra de teatro de La casa de Bernarda Alba; a Miguel Hernández al hablar de la noble calavera; también se acordó de Antonio Machado y su célebre caminante no hay camino… y en giro contemporáneo recitó una canción de Loquillo para comentar que ellos, a Unamuno y a él, tomaron el negro como color del uniforme que los viste o despoja del costumbrismo y consumismo.

Otros artistas, Goya y Velázquez, con su Pelea a garrotazos y el Cristo, respectivamente, deambularon entre las tumbas porque froman parte de las imágenes que ambos, Elías y Unamuno, gustan de contemplar, admirar y ensoñarse al disfrutarlas.

Miguel Elías se unió a Unamuno al decir que eran “algo afrancesados”, porque a los dos le gustaba que los hombre vivieran en igualdad, fraternidad y libertada.

Volvió Miguel Elías a mencionar los valores de la Revolución Francesa, cuando dijo que otra de las pasiones que los hermana es: la Educación que da igualdad y libertad. Parafraseando a Unamuno: “Quiero ver el Paraninfo lleno de obreros con las manos sucias de conocimiento”.

Y por supuesto, Elías recitó el poema con el que Unamuno homenajea a Salamanca.

Y cuando el sol al acostarse encienda
el oro secular que te recama,
con tu lenguaje, de lo eterno heraldo,
di tú que he sido.

Homenaje a Unamuno en el cementerio (9)


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba