Castilla y León

Ni rastro del PP en las manifestaciones del 8-M en CyL

Después de que el PP acordara participar por primera vez en la manifestación de Madrid -y así lo hizo, aunque fuera sin exhibir ninguna pancarta-, existía curiosidad por ver si cundía el ejemplo y había presencia “popular” en las movilizaciones del 8-M en Castilla y León. Y sin perjuicio de la asistencia de militancia de base a titulo particular, “El topillo” no ha encontrado el menor rastro de dirigentes o altos cargos del PP en las manifestaciones celebradas en las nueve capitales de provincia ni tampoco en Ponferrada.

La consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Isabel Blanco, cubrió el expediente participando a media mañana en un acto celebrado en la localidad abulense de Piedralaves, en el que subrayó el impulso que viene dando la Junta en materia de Igualdad. La participación en este acto, al que se sumó la directora general de la Mujer, la abulense Ruth Pindado, ha sido la única actividad institucional mantenida el domingo por el gobierno de la comunidad.

El “community manager” de Alfonso Fernández Mañueco no se olvidó de que el presidente se sumara a la conmemoración desde su cuenta de Twitter, donde reiteró eso tan socorrido de que “el día de la Mujer son los 365 días del año”. No llegó a tanto el vicepresidente, Francisco Igea, quien centrado en la jornada electoral de Ciudadanos, se limitó a retwittear a la eurodiputada Soraya Rodríguez, a quien se pudo ver en la manifestación de Valladolid junto al portavoz municipal, Martín Fernández Antolín. Otro que se sumó al 8-M en la capital vallisoletana fue el secretario general de Comisiones Obreras, Unai Sordo.

El secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, participó en la manifestación de Burgos, una de las que registró mayor afluencia junto a las celebradas en Salamanca y León. Según promedio obtenido de las distintas crónicas, entre 35.000 y 40.000 manifestantes tiñieron ayer de morado las calles de Castilla y León.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba