Cosas de la vida

Dimes y diretes en cuarentena (III) A caballo regalado

 

Seguimos en la brecha, o sea, en casa. Aplaudiendo cada día a los luchadores de la primera línea, los que se enfrentan cara a cara con el mal. ¿Recordáis aquella frase de Churchill después de la batalla de Inglaterra: «Nunca tantos debieron tanto a tan pocos«

 

Pues aquí no se puede decir lo mismo. Corrijo o «actualizo» a Churchill: «¡Nunca tantos debieron tanto a tantos!»

Porque los «soldados de primera línea sois una legión enorme e invencible, la que hace falta para vencer al mal. ¡Y venceremos!

Y volviendo a lo que me he propuesto, que es entreteneros, hoy os provoco con el refrán siguiente:

«A caballo regalado…»

Todos, absolutamente todos, conocéis la continuación. Así que no la pondré…

No hacen falta muchas explicaciones. Alude a que a aquello que no nos cuesta mucho conseguir no le pidamos que tenga calidad. Si nos dejamos llevar por lo fácil nos puede ocurrir lo que a aquel personaje que compró un burro muy engalanado y baratísimo –creía él– y, luego, al quitarle los adornos vio que estaba lleno de mataduras y no servía para nada, de viejo que era…

Por cierto ¿sabéis como se sabe si un burro o un caballo es joven o viejo? ¿A qué no? Pues os lo voy a decir tal y como se lo enseñaba a los niños que visitaban mi querida Sala de las Tortugas. Les mostraba sendas quijadas de perisodáctilos del Eoceno de Casaseca de Campeán (Zamora). En una, los dientes se mostraban enteros, nuevecitos. Era de un Paralophiodon que murió muy joven. Otra, en cambio, tenía la corona muy desgastada y la altura de las piezas era muy corta, como corresponde a un herbívoro que había estado pastando durante muchos años, desgastándolas. Espero que lo recordéis cuando os compréis un burro.

Pero vamos a dejar que digáis lo que se os ocurra en ese concurso sin premios que se me ocurrió ayer.

Y que conste que no vale aquello que se puso de moda hace tantos años, cuando primaban los «niños de Serrano». Decían «a équido donado no le periscopes el incisivo«.

¡Animaos y escribidme con vuestras ideas sobre la continuación de este refrán! Las pondré al final, mañana. ¡Hasta entonces!

Respuestas al refrán «A caballo regalado…»

«… sospecha del que te lo ha dado» (A. Miguel Gaspar).


Noticias relacionadas

4 comentarios

Deja un comentario

Botón volver arriba