Cosas de la vida

Rojo y maricón en grado sublime

 

Rojo y maricón… “Este programa está lleno de rojos y maricones”. Frase textual de Jorge Javier Vázquez, en Sálvame. Incendió las redes, seguro que sabía que lo haría, y pienso que lo hizo como solo sabe hacerlo él, con mucha inteligencia y sabiendo lo que decía.

 

Vázquez homenajeó a Lorca, que seguro que por ahora hace 84 años –el genio granadino murió el 18 de julio de 1936- ya lo llamaban rojo y maricón. No es un insulto es un propósito de intenciones.

Salvando las distancias y los tiempos. Los dos, Vázquez y Lorca, revolucionaron sus mundos y los dos están muy cómodos en sus respectivos espacios. Lorca hizo que todo el mundo que lee su poesía la entiende y se entretiene con ella, en un primer vistazo. La segunda capa de su obra, ya tiene matices que te hacen pensar y la tercera, te descoyunta, te remueve y nunca vuelves a ser la misma persona. Igual que cuando te díscolas un hueso.

Vázquez ha logrado entretener a millones de personas cada día haciendo que cada espectador se sintiera cómodo en el salón de Sálvame, porque no estaban sentados en su sofá, lo hacían en una de las butacas del plató, pero con la comodidad de levantarse a la nevera o al baño, cuando les apeteciera. Eso es tan difícil como hacer bella una infidelidad la noche de Santiago y casi por compromiso.

Hablando de deslealtades, el pasado sábado 25 de abril –no era Santiago, pero sí San Marcos- Jorge Javier hizo el salto más complejo, el de grado de dificultad de 3,8, más de tres horas de televisión de absoluta improvisación.

Tengo que confesar que no soy seguidora de Sálvame, evidentemente en 12 años de emisión, lo he visto. Pero, ese sábado 25 de abril, no pude levantarme del sofá. Me quedé impactada con el manejo magistral de las ocho pistas que tenía delante Jorge Javier. No perdió la vista a ninguna y todas actuaron a la vez sin perder el compás, ni el ritmo. Hablaba de un descuido, que destapó una infidelidad.

No es ni de lejos la que protagonizó Alberto Cortina con Marta Chavarri que hizo tambalearse las finanzas de este país, con el divorcio del empresario de Alicia Koplowitz, pero en tiempo de confinamiento bienvenidos sean Alfonso Merlos y Marta López.

La excelente función del día 25, no se pareció a la del 2 de mayo, pero durante la semana, los detalles de excelencia como el de rojos y maricones, logran que piense que Jorge Javier Vázquez, filósofo de formación, con lo que conlleva de analista y lógico, es una de las cinco mentes –Ramón Gener, Javier del Pino, el gran Iñaki Gabilondo y los guionistas de El Gran Wyoming- más brillantes que hay en los medios de comunicación audiovisual nacional en la actualidad.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba