LocalPortada

Piden a la Usal que se adapte mejor para las clases virtuales

Un grupo de profesores del claustro reclama a la Universidad medidas para afrontar los nuevos tiempos que marca la Covid-19

Un grupo de profesores pertenecientes al claustro de la Universidad de Salamanca pide al  equipo de gobierno que elabore urgentemente un plan específico de adaptación de la Usal que garantice durante los próximos meses la prestación del servicio público en las mejores condiciones posibles en medio de las limitaciones y restricciones que impone la pandemia de coronavirus, que obligará a combinar las clases presenciales con las virtuales a corto y medio plazo.

 

Entre esas medidas incluye un protocolo de seguridad para evitar la propagación de la pandemia en las clases presenciales, garantizando la protección de toda la comunidad universitaria, facilitando sistemas de protección como mascarillas y máscaras faciales, controlando a los posibles portadores del virus y la entrada a los edificios, así como redistribuir los grupos para garantizar la distancia de seguridad en las aulas, y disponer de herramientas informáticas “para adaptar calendarios y horarios de forma eficiente y sencilla”.

Piden que se facilite a todos los estudiantes que lo requieran equipos informáticos adecuados y medios de acceso a las redes, y proporcionar a profesores y personal de administración y servicios equipos informáticos y líneas de alta disponibilidad profesionales y seguras.

Asimismo, reclaman un nuevo campus virtual que no esté concebido como complemento para la formación presencial.

Para frenar “la incipiente crisis reputacional que sufrimos y deja claro ante el conjunto de la sociedad que la Universidad de Salamanca dispone de las mejores condiciones para su formación”, proponen que se tomen las medidas apropiadas para que los estudiantes tengan claro que “podrán seguir sus clases a distancia en caso de no poder hallarse presencialmente en nuestras sedes y que dispondrán de medios informáticos y redes para seguir las clases, clases y grupos adaptados, así como sistemas de protección y control y que, en caso de recrudecimiento de la pandemia, la Universidad mantendrá la calidad de su formación tanto en asignaturas teóricas como en prácticas”, dicen estos profesores.

Adicionalmente, consideran que la Universidad deberá considerar la puesta en práctica de otras medidas que alivien los efectos de la pandemia en los distintos sectores de la comunidad universitaria, como el establecimiento de “mecanismos de compensación a los estudiantes por no haber recibido las enseñanzas por las que formalizaron sus matrículas”.

También piensan que resulta “urgente” modificar el modelo de evaluación de la calidad y gestión del desempeño de profesores y personal de administración y servicios, así como “atender a las particularidades de profesores, estudiantes y personal de administración y servicios que así lo precisen, en especial en los sectores sanitarios”.

Reclaman que este plan de adaptación “debe ser discutido y aprobado por los órganos de representación de la universidad y no elaborado al margen de los mismos”.

Este documento está suscrito por Juan Manuel Corchado Rodríguez y Pastora Vega Cruz, Mariano Esteban de Vega y Alfredo Avila de la Torre, Francisco Javier García Criado y Antonio Muro Álvarez, Berta Gutiérrez Rodilla y Pilar Martín Aresti, Mercedes Suárez Barrios y M. Concepción Lillo Delgado y Carmen Tabernero Urbieta y Juan José Igartua Pérez, representantes en el consejo de gobierno del sector de profesorado doctor con vinculación permanente del claustro.


Noticias relacionadas

6 comentarios

  1. Al fin, digo, se empiezan a mover un poco las cosas en nuestra Universidad. Una comisión delegada del Claustro o del Consejo de Gobierno debería empezar a trabajar desde YA en estas cuestiones de logística, pero fundamentales. Si el Rector y su equipo están trabajando tanto como dicen en otros medios, tendrán que delegar en los órganos de representación esta tarea decisiva. De paso, se descargan de responsabilidad directa, no?

  2. Me parece muy bien la petición de estos profesores. Y supongo que serán muchos más los que piensan igual.
    Qué dice de ello el PDI laboral, el PAS, las Juntas de personal funcionario y los Comités de empresa’

  3. Me siento tan poco representado cada vez que el rector sale en los medios que necesitaba saber que hay alguien más ahí. Seguid adelante, no nos dejéis

  4. Pero si entre esos profesores que subscriben ese documento hay muchos que no han dado ni una sola clase durante la cuarentena.
    No son dignos de dar ningún tipo de ejemplo academicamente hablando.

  5. Me alegra conocer esta noticia. Yo soy uno de tantos estudiantes que carecemos de los medios tecnológicos necesarios para seguir las clases por videoconferencia. Me dijeron que buscarían una solución para mí. No recibí ninguna solución. Gracias a amigos que pudieron ayudarme pude asistir a las clases online. Aclaro que no recibo ninguna ayuda o subvención pública. Se han dirigido a mí en un tono paternalista inadmisible, más propio de un colegio de enseñanza primaria que de una Universidad. Penoso.

Deja un comentario

Botón volver arriba