Economía

3.750 millones para el Plan de impulso al sector del automóvil

2.650 irán destinados a la “cadena de valor de la industria” y 250 para subvencionar la compra de coches

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este lunes el Plan de impulso de la cadena de valor de la industria de la automoción, dotado con 3.750 millones de euros para reactivar el sector tras la crisis de la COVID-19 y llevarlo “hacia una movilidad sostenible y conectada”. El jefe del Ejecutivo desglosó estas inversiones y avanzó que un total de 2.650 millones de euros irán destinados a “inversiones en la cadena de valor de la industria” entre 2020 y 2022, y 95 millones en cualificación y formación profesional.

 

Se trata de un gran impulso al sector industrial, que venía reclamando desde hacía tiempo medidas para paliar los efectos de la crisis sanitaria como la paralización de la actividad ante las restricciones de la movilidad.

El Plan contempla otros 300 millones para la renovación del parque público de vehículos, de infraestructuras de recarga, o la adaptación de las ciudades a las nuevas necesidades de movilidad y la electrificación del transporte. Otros 250 millones de euros estarán dedicados a la renovación del parque general de automóviles buscando uno “más sostenible y eficiente”, para lo que se exigirá, como requisito para acceder a las ayudas, el achatarramiento de vehículos de más de diez años y su sustitución por tecnologías más eficientes de propulsión. 450 millones estarán dedicados a la investigación e innovación, con especial atención a la digitalización y la conectividad, así como a “soluciones innovadoras” en la movilidad sostenible.

Sánchez desgranó desde La Moncloa este Plan de impulso tras las intervenciones de los principales representantes de un sector que supone más del diez por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) español, da empleo a 650.000 personas de manera directa y representa casi la quinta parte de las exportaciones del país.

Es por eso que constató que la automoción “es un sector estratégico” para España y para la economía que deberá llegar con la descarbonización de la industria ante esa otra emergencia que ha quedado en suspenso por la sanitaria, como es la emergencia climática. “Un plan de choque” para esa cadena de valor que en su mayor parte componen pequeñas y medianas empresas.

“Se trata de hacer lo que haga falta para amortiguar las enormes consecuencias y pérdidas del sector” ante el impacto del confinamiento en este sector dijo, por lo que “nos encargamos del presente” pero también “miramos al futuro” con este plan que sienta las bases de lo que será el sector, una industria que “saldrá fortalecida” aseguró, de la mano de la electrificación, la digitalización y el avance hacia una transición ecológica justa.

Sánchez quiso demostrar con este Plan el “compromiso” del Ejecutivo con el sector y el mantenimiento del empleo, hoy llevado a cabo gracias a los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), pero convencido de que hay que adaptarlo a las demandas del mercado nacional y también internacional para un sector “eminentemente exportador”.

El Plan ha sido consensuado con la unidad de los distintos actores que fue valorado por el presidente del Gobierno así como por parte de los distintos agentes que intervinieron en el acto, entre los que se encontraron el secretario general de la Federación Estatal de Industrias de CCOO, Agustín Martín; el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT, Pedro Hojas; el director general de AEDIVE, Arturo Pérez de Lucía; el presidente de Faconauto, Gerardo Pérez; la presidenta de Sernauto, María Helena Antolín; y el presidente de ANFAC, José Vicente de los Mozos. De hecho, mencionó la unidad como “una de las lecciones que tenemos que sacar de esta crisis” porque la salida será “más rápida y efectiva”.

Sánchez quiso poner en valor el “ecosistema industrial” que configura este sector formado por pymes y autónomos y que busca la modernización y competitividad a través de un Plan “coherente” con los compromisos internacionales y con la apuesta por “el aire limpio en nuestras ciudades” y municipios, para lo que se dará especial apoyo a las entidades locales, permitiendo liberar parte de su superávit para invertir en vehículos limpios para sus flotas.

Habrá nuevas medidas fiscales, y normativas orientadas a fomentar las inversiones privadas en la cadena de valor, y se incluirá ese pilar de formación y empleabilidad para adecuar los conocimientos de los profesionales a las nuevas demandas y así retener el “talento cualificado” que se requiere en este proceso de descarbonización.

El presidente anunció además que este Plan irá acompañado de una petición a Bruselas de un paquete de inversiones a través del Fondo Europeo de Recuperación que está en negociación para apoyar esta transformación.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba