Provincia

Los paseos por el pueblo y la montaña y los mastines: ¿cómo actuar ante ellos?

WWF ofrece una guía básica con consejos para evitar sustos mayores si nos cruzamos con un ejemplar como éste

Llega el verano y con él la vuelta de muchos al lugar que tanto anhelaban, y más después del confinamiento y la crisis sanitaria derivada de la Covid-19: el pueblo.

 

Las largas caminatas por el campo y las escapadas a la montaña. Quizá no estemos muy familiarizados con el medio rural ni con algunos de sus habitantes habituales no humanos, como el ganado o sus incansables cuidadores, los perros mastines. Conocer un poco más sobre su función y cómo se comportan nos evitará algún que otro susto. Así, estos son todos los consejos que ofrece WWF para evitar tener un gran susto…

Haz clic para ampliar la imagen.

¿Qué es un mastín?

Es un perro de guarda y defensa de ganado, que por su tamaño y comportamiento es, desde tiempos ancestrales, el mejor aliado del pastor en la protección del rebaño contra el lobo y otros “intrusos”, como los perros asilvestrados.

Es decir, también a nosotros y a nuestras mascotas nos considerarán intrusos, por lo que intentarán ahuyentarnos. Si te encuentras con un rebaño protegido por mastines, es buena señal, ¡permiten la convivencia con el lobo! Sólo tienes que saber cómo actuar.

Ten en cuenta:

Los mastines establecen un “perímetro de seguridad” contra depredadores y ladrones alrededor de su rebaño, que defenderán acercándose ladrando si te acercas más de la cuenta.

Con frecuencia se encuentran solos custodiando el ganado, especialmente en puertos de montaña. Esta es su función elemental. Además, conviven estrechamente con el ganado desde cachorros para verse como uno más. Aunque no veas al rebaño cerca, no están abandonados, ¡no te los lleves!

Muchos utilizan “carrancas”, unos collares con púas hacia afuera que disuaden al lobo en caso de un enfrentamiento entre ambos. No son collares de castigo, son legales y no suponen un maltrato animal.

Qué hacer:

Si se te acercan ladrando, mantén la tranquilidad. Intentan ahuyentarte más que atacarte y si corres, gritas o haces movimientos bruscos se pondrán más nerviosos.

Aléjate con calma dando un rodeo. Si es posible, continúa por otro camino.

Si vas con tu perro, llévalo atado. Los mastines podrían pensar que se trata de un depredador y atacarle.

Si vas en bici, bájate y continúa a pie. Pueden interpretar tu tamaño y velocidad como una amenaza.

No te acerques a ellos ni al ganado. Llevarte una foto de recuerdo o darles de comer te puede costar un buen susto.

Siguiendo estos consejos disfrutarás del campo en todo su esplendor y pondrás tu granito de arena en la conservación de especies amenazas emblemáticas, como el lobo, ayudando al mantenimiento de la ganadería extensiva sostenible.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba