Deportes

Iulian Razvan Ochirosii: el extranjero más ‘pata negra’ de Guijuelo

El jugador rumano es el extranjero que más veces ha vestido la camiseta del Guijuelo en Segunda B

Sería imposible entender la historia del CD Guijuelo en Segunda B y Copa del Rey sin él, porque ha sido protagonista destacado.

Llegó del fútbol rumano a España como un desconocido, que ya había ganado dos ligas y una supercopa en su país, además de haber jugado Europa League y haber sido el jugador más joven en marcar en la Champions, con solo 17 años.

Steaua Dunarii, Steaus de Bucarest, Otelul Galati, Fuenalabrada, Alcorcón, Marbella, Unionistas… pero siempre será el Guijuelo.

Iulian Razvan Ochirosii es el jugador extranjero que más veces se ha puesto la camiseta del Guijuelo entre Segunda B y Copa del Rey con 109 partidos. Ha vivido momentos gloriosos como el único play off de ascenso a Segunda en la 2013-14 y otros no tanto, porque también le ha tocado vivir lo que significa gozar de pocas oportunidades. Pero siempre está preparado; ésta es la historia del rumano más guijuelense en el mundo del fútbol.

Razvan

¿Cómo fueron tus inicios en el fútbol?

“Un día fui a clase y llegaron dos entrenadores y me tiraron un balón y me pidieron hacer cosas con la pelota y estuve así cinco minutos. Me dijeron que el fin de semana tenía que ir al estadio para hacer una prueba. Esto era el sábado y llegué el viernes con una mala nota a casa y no sabía cómo decírselo… mi madre no me quería dejar, pero mi padre pudo convencerla para ir y ya me quedé en el equipo de la ciudad, el Steaua Dunarii. Comencé con 7 años… y hasta ahora. Y eso que mis inicios fueron como delantero”.

El jugador rumano tuvo la oportunidad de vestir la camiseta de la selección sub-15 y sub-17; “fue en se momento cuando me empezó a seguir el Steaua de Bucarest, que me llamó con 15 años y firmé mi primer contrato a esa edad para el filial. Hice la pretemporada de invierno y ya me quedé con el primer equipo. Debuté con 17 años en Primera División y también lo hice en Champions, e incluso marqué un gol de penalti. Salí en el minuto 70 con 2-0 a favor y en el 87’ hubo un penalti y el entrenador le dijo al lanzador habitual que lo tirara yo… y marqué”, recuerda orgulloso Razvan.

Poco a poco fue creciendo como futbolista y tras militar 5 años en el Steaua de Bucarest, con el que ganó una Liga y una Supercopa, cambió de aires y fichó por el Otelul Galati. “El primer año lo jugué todo, el segundo ganamos la Liga, pero luego cambiaron de entrenador y no confiaba en mí; entonces, con 23 años quise cambiar de aires”.

Y llegó la llamada de su compatriota Contra. “Me llamó estando él en el Fuenlabrada y no me lo pensé dos veces; me dio la oportunidad de venir a España y creo que no me ha salido tan mal. No quería seguir en Rumanía y la oportunidad de España no la quería dejar pasar; veía cómo iban las cosas y el nivel bajó bastante”, explica.

Razvan
Razvan

En el Fuenlabrada estuvo los primeros 6 meses sin jugar por un fallo del “club con el tránsfer y en la segunda parte de la temporada, Salmerón me dio confianza y jugué todo. Luego tuve una mala experiencia con un agente y la última semana de fichajes me quedo sin nada, pero por mediación de un compañero y otro agente, me llamó y me dijo que en muy poco tiempo tenía el Guijuelo, no tenía otra opción. Me llamó Rubén de la Barrera y me explicó el proyecto, la idea y fue cuando firmé aquí”.

Tras pasar dos años en el Guijuelo a las órdenes de De la Barrera y Estevez (2013-14 y 2014-15), llegó el momento de dar el salto al fútbol más profesional de la mano del Alcorcón. “El primer año con Muñiz (jugó 28 partidos y marcó un gol), me dio mucha confianza, debutando en la segunda jornada y con esa confianza, un jugador coge aún más tras venir de Segunda B. Lo aproveché, pero se fue Muñiz y Julio Velázquez no confió en mí tanto y fue cuando se terminó la etapa en este club (el segundo año jugó 9 partidos)”.

De Alcorcón a Marbella

“Cuando se sabía que iba a rescindir, me llamó Fernando Estevez y me contó un poco el proyecto, aunque estuve cerca de llegar al Burgos. Lo tenía apalabrado, pero al día siguiente me llamaron de Marbella y cambié de rumbo; Fernando me conocía de mi etapa en Guijuelo y se lo agradezco. Salió bastante bien, aunque fue solo medio año”.

De Marbella a Guijuelo, previo paso por Unionistas donde fue un héroe

“Cuando rescindo en Marbella, firmo con el Guijuelo y por no tener más fichas, me fui cedido a Unionistas. Tuve para irme al Sanse, pero preferí quedarse ceca de los míos, que los necesitaba en ese momento. Recuerdo que vinieron Chuchi y Astu a Guijuelo a hablar conmigo para decirme cómo era todo y al final salió todo muy bien para ambas partes”.

Razvan

El Guijuelo, el club de su vida

“Al final, una cosa es debutar en el fútbol profesional, en Primera y en Champions y Europa League, como hice con el Steaua de Bucarest. Pero al Guijuelo le tengo un carió especial porque me llevó al fútbol profesional en España y se lo tengo que agradecer mucho”, indica el jugador rumano.

Para Razvan, Guijuelo “significa mucho; siempre lo he dicho, estoy como en casa, muy tranquilo, peor un jugador no se puede relajar, tienes que demostrar que te mereces estar aquí. Jorge Hernández me ayudó mucho tanto en mi primera etapa como en la segunda y siempre le estaré muy agradecido”, recuerda.

El futuro… ¿dónde?

“Todos sabemos cómo es el fútbol; nadie sabe dónde vas a estar el día de mañana. Ahora no se sabe nada y cómo acabará todo; lo primero es acabar primero esta liga y luego ya veremos”.

El extranjero con más partido con la camiseta del Guijuelo

“Es un orgullo; estar rodeado de jugadores como Jonathan, Carlos Rubén, Pino, Luque o Raúl Ruiz… al final formar parte de la historia del club significa mucho”.

Los otros ‘colores’ de su vida deportiva:

Razvan (10)


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba