fbpx
Castilla y LeónCultura

‘Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo’ ya está en la sede de las Cortes

Es una de las piezas principales de la exposición enmarcada en el proyecto conmemorativo ‘El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario’

El lienzo del pintor alicantino Antonio Gisbert ‘Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo’, una de las piezas principales de la gran exposición conmemorativa del V Centenario de la Guerra de las Comunidades, llegó esta tarde a las Cortes de Castilla y León en cuya sede se abre la muestra el próximo 22 de abril, víspera del Día de la Comunidad.

 

ICAL. El lienzo, que luce habitualmente en el edificio de Ampliación I del Congreso de los Diputados, tiene unas dimensiones de 2,55 por 3,65 metros, según informan las Cortes en un comunicado recogido por Ical, que precisa que en la jornada de este miércoles han recibido una treintena de piezas procedentes de Burgos, Segovia, el Museo Nacional del Prado, el Palacio Real o la Biblioteca Nacional que se suman a las cerca de 120 que llegaron desde el pasado lunes.

En concreto, la muestra está organizada por la Fundación de Castilla y León y comisariada por Eliseo de Pablos en el marco del proyecto conmemorativo ‘El tiempo de la libertad. Comuneros V Centenario’.

Los Comuneros Padilla, Bravo y Maldonado en el patíbulo es una de las pinturas de historia más afamadas del siglo XIX y, vinculada a la causa liberal, muestra la secuencia de la ejecución de los tres capitanes del movimiento comunero en la localidad vallisoletana de Villalar el 24 de abril de 1521.

De hecho, esta obra, gracias a la que Antonio Gisbert ganó por segunda vez la Medalla de Oro en la Exposición Nacional de Bellas Artes, se convirtió en una pieza de gran relevancia en la carrera del pintor de Alcoy por la interpretación liberal que dio a los acontecimientos acaecidos en Villalar.

Esta fue, precisamente, la razón por la que siempre se le identificó ya con esta ideología, como lo demuestra el encargo realizado en 1863, Doña María de Molina presentando a su hijo a las Cortes de Valladolid, que luce también en el Congreso.

En concreto, entre las piezas recibidas este miércoles figuran la proclamación contra los Comuneros y el decreto de Excomunión de los Comuneros, llegados desde los archivos catedralicio y municipal de Burgos; un cancionero del archivo de la catedral de Segovia; los cuadros Doña Juana en los adarves del castillo de la Mota y Doña Juana recluida en Tordesillas del Museo del Prado.

También, el almete de Carlos V o la celada de Felipe el Hermoso, del Palacio Real; el medallón de Carlos V del Museo Lázaro Galdiano y las Leyes Perpetuas y Capítulos de Tordesillas de la Biblioteca Nacional, entre otras muchas joyas.

Según las Cortes, dado que desde el pasado lunes han ido llegando cerca de 120 obras, se encuentra ya en Valladolid la práctica totalidad de los 150 documentos, pinturas, esculturas, tapices, enseñas militares, vestimentas y obras artísticas diversas que se exhibirán en la muestra.

Todas ellas protagonizarán un relato expositivo que permitirá recrear la sociedad castellana de la época y sumergir a los visitantes en la época de las Comunidades a lo largo de un recorrido dividido en cuatro capítulos:

  1. Contra traydores y desleales.
  2. ‘Castilla en la encrucijada: la ruptura del equilibrio.
  3. El tiempo habitado.
  4. Memoria recuperada, memoria creada.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba