fbpx
Provincia

El CSN informa desfavorablemente la autorización de la planta de uranio

Berkeley rechaza “enérgicamente” la decisión y baraja sus “opciones legales”

Berkeley Minera rechazó este lunes “enérgicamente” la decisión del Consejo de Seguridad Nuclear de emitir un informe desfavorable sobre la concesión de la autorización de construcción de la planta de concentrado de uranio como instalación radiactiva en Retortillo tras la sesión plenaria celebrada hoy. La compañía anunció al respecto que defenderá “firmemente” su posición y considerará las “opciones legales disponibles”

ICAL. Según informó la empresa, la decisión no se le ha notificado de manera oficial por parte del CSN, y han conocido los resultados de la reunión por su página web. Berkeley Minera aseguró estar “muy decepcionada” por el sentido del informe y sostuvo que “toda la documentación presentada cuenta el asesoramiento de consultores independientes, reconocidos a nivel nacional e internacional, que son expertos en su campo”.

La minera recordó que desde el inicio del proceso en 2016, el CSN ha mantenido hasta la fecha seis reuniones con Berkeley y en siete ocasiones ha solicitado información adicional, a lo que la compañía ha respondido “puntualmente con información actualizada”. La empresa consideró importante señalar que gran parte de la información adicional solicitada, y que motivó el sentido del informe, está relacionada con la autorización de explotación de la planta de concentrados de uranio como instalación radiactiva, que “solo debería tratarse tras la adjudicación de construcción de la planta de concentrado”. Sin embargo, “para garantizar que el proceso se llevara a cabo de forma colaborativa”, Berkeley proporcionó sus respuestas al CSN tal y como se le solicitó.

Berkeley señaló en último término que las autoridades competentes a nivel local, regional, estatal y de la Unión Europea han concedido “más de 120 permisos e informes favorables” en relación con el proyecto de Salamanca, entre los cuales “nueve han sido del propio CSN”. La autorización de construcción es la única aprobación pendiente necesaria para iniciar la construcción completa de la mina de Salamanca.

El pleno

El pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), reunido este lunes, dio su visto bueno a la propuesta de dictamen técnico para informar desfavorablemente la solicitud presentada por Berkeley Minera España (BME) para recibir la autorización de construcción de la instalación radiactiva de primera categoría del ciclo del combustible nuclear ‘Planta de fabricación de concentrados de uranio en el municipio de Retortillo’.

Según informó el propio Consejo en una nota, el resultado de la votación fue de cuatro votos favorables a la Propuesta de Dictamen Técnico elaborada por la Dirección Técnica de Protección Radiológica y uno en contra, correspondiente al consejero Javier Dies. Dicho consejero, de acuerdo al artículo 34 del Estatuto del CSN, anunció que emitirá un voto particular por escrito en el plazo de 48 horas.

El dictamen técnico será remitido al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD). El motivo de la decisión adoptada se apoya en la “escasa fiabilidad y en las elevadas incertidumbres de los análisis de seguridad de la instalación radiactiva en los aspectos geotécnicos e hidrogeológicos, de los que depende la verificación del comportamiento adecuado de diversos parámetros del proyecto”.

Las deficiencias técnicas detectadas en la evaluación se refieren principalmente al almacenamiento definitivo de residuos radiactivos de muy baja actividad, que forma parte de la instalación radiactiva de primera categoría. Para el CSN, “la información aportada no permite acotar la capacidad efectiva de aislamiento de las barreras que la empresa propone para envolver los residuos, y consecuentemente tampoco la capacidad de minimizar las concentraciones esperadas de radionúclidos en las potenciales zonas de descarga”.

Las evaluaciones realizadas sobre la documentación que acompaña a la solicitud de autorización de la instalación detectaron “numerosas deficiencias” a lo largo de la evaluación, lo que requirió el mantenimiento de “muchas reuniones técnicas” con el titular, así como “numerosas peticiones de información adicional”, además de la elaboración de una “gran cantidad de informes y notas de evaluación”, y de la “revisión completa” de la documentación por parte de la empresa, con objeto de “integrar y dar coherencia a la información generada sobre el proyecto”.

La evaluación de los informes de la solicitud de autorización de construcción implicó a once áreas técnicas de ambas direcciones técnicas del CSN, que han abordado los temas de su competencia, que agrupan la protección contra incendios, ingeniería de sistemas, ingeniería mecánica y estructural, garantía de calidad, hidrogeología, sismología y meteorología, protección radiológica de los trabajadores, evaluación de impacto radiológico, vigilancia radiológica ambiental, residuos de baja y media actividad, además del área de instalaciones del ciclo y desmantelamiento y de la correspondiente jefatura del proyecto.

Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Celebramos la decisión del Consejo de Seguridad Nuclear. Una gran noticia para el campo charro. Ahora la empresa debería restaurar los destrozos ocasionados. ¿Se lo va a exigir la Junta de Castilla y León?

Deja una respuesta

Botón volver arriba