fbpx
Economía

El nuevo impuesto a energéticas y banca en cifras

Gravará los ingresos de eléctricas y petroleras y el margen bancario

Los nuevos impuestos a las grandes energéticas y la banca gravarán el 1,2% de las ventas energéticas y el 4,8% del margen bancario. Dichos tributos, que afectan a los sectores que más beneficios están obteniendo por la inflación, estarán vigentes durante 2023 y 2024.

Tal y como anunció el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante el Debate sobre el estado de la Nación, el Ejecutivo impulsará un nuevo impuesto para las grandes energéticas y la banca. El objetivo de este gravamen pasa por mitigar los efectos de la crisis inflacionaria, afectando a dos de los sectores que más beneficios están obteniendo y obtendrán debido a la alta inflación. Según la proposición de ley registrada por PSOE y Unidas Podemos, este impuesto gravará con un 1,2% las ventas de las grandes energéticas y con un 4,8% las comisiones e intereses netos de la banca.

La intención del Gobierno pasa por mantener estos impuestos durante los ejercicios 2022 y 2023, abonándose en septiembre del año siguiente, 2023 y 2024 respectivamente. No obstante, se exigirá un pago a cuenta del 50% del total, a efectuarse en el mes de febrero. Con estos impuestos, que afectarán a una veintena de empresas, el Ejecutivo pretende recaudar unos 7.000 millones de euros durante los dos años de vigencia.

Como ya avanzó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, las empresas no podrán repercutir estos impuestos al cliente. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) vigilará a las empresas para evitar incumplimientos, que podrían suponer sanciones del 150% del importe repercutido. Asimismo, los pagos tampoco podrán deducirse en el impuesto de sociedades.

Las energéticas

Quedan sujetas al impuesto del 1,2% del importe neto de su cifra de negocios anual aquellas empresas eléctricas, gasistas y petroleras cuya facturación en 2019 fuera superior a 1.000 millones de euros. Sin embargo, están excluidos los grupos cuya parte energética sea menos de la mitad del importe neto de su cifra de negocios. Según las estimaciones del Gobierno, se prevén recaudar unos 2.000 millones de euros anuales con este impuesto.

La banca

Respecto a este sector, se gravará con un tipo del 4,8% el margen de intermediación. Esto es, los intereses netos (los que se cobran menos los que se pagan) y las comisiones netas (las que se cobran menos las que se pagan). Se trata de una prestación obligatoria para aquellas entidades cuyos intereses y comisiones brutas cobradas a los clientes en 2019 superasen los 800 millones de euros. En este caso, se pretenden recaudar unos 1.500 millones de euros al año.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba