fbpx
Más noticias

El Gobierno crea un impuesto para bancos y energéticas

Para mitigar el impacto de la inflación entre las clases medias y bajas

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado que el Ejecutivo pondrá en marcha dos nuevos impuestos para mitigar los efectos de la crisis inflacionaria. El primero de ellos afectará a los llamados ‘beneficios caídos del cielo’ de las energéticas, mientras que el segundo gravará a los grandes bancos. 

Este anuncio se ha producido este martes, durante el Debate sobre el estado de la Nación en el Congreso de los Diputados. Durante su intervención, Sánchez ha explicado que el Gobierno impulsará dos nuevos impuestos, que afectarán a grandes grupos empresariales, con el fin de mitigar el impacto que la inflación está suponiendo para el país. “Los ‘sobrebeneficios’ no caen del cielo, salen del bolsillo de los consumidores que pagan los recibos”, ha indicado.

El primero de ellos consistirá en una tasa sobre los conocidos como ‘beneficios caídos del cielo’ o beneficios extraordinarios de las grandes compañías energéticas. Dicho tributo tendrá una duración de dos años y a través de él se espera recaudar 2.000 millones de euros al año. En definitiva, esta tasa gravará durante 2023 y 2024 a los beneficios extraordinarios de los “grupos dominantes” del sector eléctrico, gasista y petrolero.

Por otro lado, el segundo impuesto “excepcional y temporal” afectará, también durante dos años, a las grandes entidades financieras. En este caso, la intención del Ejecutivo pasa por evitar que dichas compañías se beneficien de las subidas en los tipos de interés. En este caso, Hacienda espera obtener unos 1.500 millones de euros cada año durante los dos ejercicios en los que esté en vigor.

“Este Gobierno no va a tolerar que haya empresas o individuos que se aprovechen de la crisis para amasar mayor riqueza a expensas de la mayoría. Porque las dificultades de la mayoría no pueden ser las alegrías de una minoría”, ha mantenido Sánchez. También ha pedido a las grandes corporaciones “que cualquier beneficio suplementario derivado de esta situación revierta en los trabajadores y los consumidores que están soportando el azote de la inflación”. Y “que cualquier beneficio indirecto no engorde las cuentas de beneficios ni los sueldos de sus altos directivos”.

Además, el presidente ha anunciado la bonificación al 100% de todos los abonos de varios viajes para los trenes de servicio público de Cercanías, Rodalies y media distancia operados por Renfe. De esta forma, los abonos para varios viajes serán gratuitos del 1 de septiembre al 31 de diciembre. Esta iniciativa se suma a la rebaja del 30% para los abonos del resto de transporte urbano y metropolitano, que las comunidades autónomas pueden complementar hasta el 50% o el 60%.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba