fbpx
Cosas de la vida

Una camarera salva la vida a una periodista de LaSexta

Le realizó la maniobra de Heimlich porque se estaba atragantando

Esta semana, la periodista de laSexta Taciana Díaz sufrió un aparatoso atragantamiento mientras comía en un restaurante de A Coruña. Gracias a la rápida intervención de una de las camareras del local, que le practicó la maniobra de Heimlich, Díaz pudo expulsar el alimento. Tras ello, la comunicadora ha explicado en ‘Más Vale Tarde’ lo sucedido, así como la importancia de conocer esta maniobra.

La maniobra de Heimlich consiste en un procedimiento de primeros auxilios empleado para desobstruir el conducto respiratorio cuando se encuentra bloqueado por cualquier objeto, generalmente algún trozo de alimento. Gracias a esta técnica se puede salvar la vida de una persona en caso de atragantamiento. A continuación, cómo realizar correctamente esta maniobra.

Para ponerla en práctica correctamente, deben seguirse cuatro pasos:

  1. Abrazar por detrás a la persona que está sufriendo el atragantamiento.
  2. Colocar las manos en el centro del pecho y bajo el esternón del afectado.
  3. Poner el puño hacia dentro para hacer más fuerza, y de forma más precisa.
  4. Llegados a este punto, solamente hay que hacer compresiones secas hacia dentro y hacia arriba.

Niños

Por otro lado, cabe mencionar que, si el afectado es un niño, la forma de realizar la maniobra es diferente. La Sociedad Española de Urgencias Pediátricas ha explicado cómo actuar en estos casos. Si el menor tose, hay que dejarle y animarle a que siga haciéndolo.

Sin embargo, no se le debe golpear en la espalda ni tratar de extraerle el alimento de la boca a ciegas. Tampoco hay que darle agua o miga de pan, ya que no solucionará nada. Además, no se debe dejar solo al niño hasta que pase el episodio, manteniendo la calma en todo momento. En caso de que el niño presente mucha dificultad para respirar, hay que actuar, en primer lugar pidiendo ayuda al 112. Además, siempre y cuando el menor esté consciente, se debe proceder de la siguiente manera:

  • Si es menor de un año: mirar en la boca y si se ve que el objeto se puede sacar, hacerlo con mucho cuidado. Si no se ve el objeto, colocar al niño sobre las piernas, con la cabeza más baja que el cuerpo. Tras ello, darle cinco golpes secos en la parte superior de la espalda (entre los omóplatos) y después darle la vuelta para comprobar si respira, mirando la boca nuevamente. Si no se ve nada y sigue sin respirar, comprimir el centro del pecho (por debajo del esternón) con los dedos de la mano.
  • Si es mayor de un año: dale cinco golpes en la parte superior de la espalda y practicarle cinco compresiones en la boca del estómago. Tras ello, se realiza la maniobra de Heimlich igual que en los adultos.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba