Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Laura Ferrés conquista la Espiga de Oro con ‘La imatge permanent’

La cineasta catalana se convierte en la sexta mujer en conseguir el galardón
Leticia Pérez / ICAL. Laura Ferrés gana la Espiga de Oro con ‘La imatge permanent’, su debut en el largometraje

La directora catalana Laura Ferrés se alzó este sábado con la Espiga de Oro al mejor largometraje de la 68 Semana Internacional de Cine de Valladolid gracias a ‘La imatge permanent’, su debut en el largo, donde profundiza en “el misterio de lo cotidiano” a través de una historia que lanza una mirada muy personal al éxodo que tantas familias emprendieron durante el franquismo desde Andalucía hasta Cataluña en busca de una vida mejor.

ICAL. Se refrenda así su particular historia de amor con el festival, donde en 2014 estrenó dentro de La Noche del Corto Español ‘A perro flaco’, su trabajo de graduación en la ESCAC, y al que regresó en 2017 con su corto ‘Los desheredados’. Acompañada por su padre, que también tiene un curioso papel en el largometraje, la cineasta vivió in situ en el Salón de los Espejos la lectura del palmarés, que fue recibida en su caso con una mezcla de aplausos, silbidos y pateos al anunciarse la película ganadora de esta edición.

Ferrés conquistó pues la segunda Espiga de Oro para el cine español en toda la historia del festival (la primera fue para Gerardo Olivares en 2007 por ’14 kilómetros’), y se convierte en la sexta mujer en alzarse con tan preciado trofeo, tras las logradas por Coline Serreau en 1978 con ‘¿Por qué no?’, Margarida Cordeiro por ‘Ana’ (codirigida con António Reis) en 1982, Lone Scherfig en 2001 con ‘Italiano para principiantes’, Tal Granit en 2014 por ‘La fiesta de despedida’ (codirigida junto a Sharon Maymon) y la más reciente de Lili Horvát en 2020 con ‘Preparativos para estar juntos un periodo de tiempo desconocido’.

El jurado, integrado por Meritxell Colell, Mike Goodridge, Pan Nalin, Jara Yáñez e Iván Granovsky, firmó un fallo netamente femenino, donde los principales galardones recayeron en creadoras. Así, la Espiga de Plata fue para ‘La quimera’, de Alice Rohrwacher, que en 2020 ya fue premiada en Seminci con el galardón al mejor cortometraje extranjero de Punto de Encuentro por ‘Omelia contadina’. En ‘La quimera’, la cineasta italiana habla de lo invisible a través de un hombre que, como Orfeo en busca de Eurídice, intenta encontrar a su amada perdida a través del hilo rojo del destino.

También féminas son las dos creadoras galardonadas en las tareas de dirección. La alemana Angela Schanelec conquistó el premio a la mejor dirección con ‘Música’, la decisión más protestada durante la lectura, con sonoros pateos; el film, como ‘La quimera’, recrea un mito clásico, en este caso el de Edipo, con una puesta en escena milimétrica y muy teatral. Esa obra también conquistó el premio a la mejor fotografía, para Ivan Markovic. Y el premio Pilar Miró a la mejor nueva dirección fue para la británica Molly Manning Walker por ‘How to Have Sex’, su ópera prima, que pone el foco en cuestiones tan de actualidad como el consentimiento sexual, el deseo femenino y la culpa. Su film también fue distinguido con el Premio de la Juventud en este apartado.

En cuanto a los premios de interpretación, la ‘chica Bond’ Léa Seydoux fue considerada como la mejor actriz por el ‘tour de force’ que brinda en ‘The Beast’, de Bertrand Bonello. El premio al mejor actor, por otra parte, fue para el británico Dave Turner, un bombero jubilado en la vida real, que regentó su propio pub, al igual que hace su personaje en ‘El Viejo Roble (The Old Oak)’, del queridísimo en Valladolid Ken Loach. Buena prueba del cariño que el festival le tributa al maestro británico es que el premio del público (uno de los galardones más preciados por cualquier distribuidor) recayó en su nueva película, que fue la más aplaudida en la lectura del palmarés, en la cual estuvo presente su fiel colaborador, el guionista Paul Laverty.

El fallo del jurado también reconoció a Susanna Nicchiarelli y Marco Bellochio con el galardón al mejor guion por el fastuoso thriller de época ‘El rapto’, mientras que el trofeo al mejor montaje fue para la montadora alemana Gesa Jäger por su brillante trabajo en ‘Sala de profesores’, donde el director Ilker Çatar construye una olla a presión a punto de explotar dentro de un instituto.

Por último, en el apartado de cortometrajes, la Espiga de Oro recayó en la joya de stop-motion ‘Wander to Wonder’, de Nina Gantz, mientras que la de Plata fue para ‘Aitana’, de Marina Alberdi, y el cortometraje nominado por Valladolid para los premios de la Academia del Cine Europeo será ‘Ardent Other’, de la cineasta francesa Alice Brygo.

Otras secciones

En Punto de Encuentro, el jurado (integrado por Helen de Witt, Pucho y Ana Isabel Strindberg), decidió otorgar por unanimidad el galardón al mejor largometraje a ‘Gasoline Rainbow’, de los hermanos Bill y Ross Turner, por su retrato del reverso del sueño americano a través del viaje de un grupo de adolescentes que atraviesan el país con una furgoneta. Además, decidieron otorgar el premio especial del jurado a otra road movie como ‘Arthur&Diana’, de la cineasta y actriz alemana Sarah Summa, y una mención a ‘Animal’, de Sofia Exarchou, que estaba presente en la sala. En este apartado, el jurado de la juventud otorgó su galardón a ‘One Last Evening’, de Lukas Nathrath, además de conceder una mención especial a ‘Hello Dankness’, del dúo australiano Soda Jerk (que asistieron a la lectura), y el premio del público recayó en ‘The Mother of All Lies’, de Asmae El Moudir.

En cuanto a los cortometrajes, el jurado estimó que el mejor film extranjero fue ‘Nocturnal Burger’, de la cineasta india Reema Maya, además de conceder una mención especial a ‘Heatbreak Hotel’, de la francesa Emma Axelroud Bernard / Toujours Panthère. Al recoger el premio, la realizadora india explicó que su corto “habla sobre el abuso infantil y estamos en un momento crítico en el mundo, con muchos niños sufriendo”. “Espero que como seres humanos podamos juntarnos para ofrecer a los niños el mundo seguro que necesitan, tanto hoy como en el futuro”, afirmó entre aplausos. Por otra parte, el jurado estimó que el mejor trabajo de La Noche del Corto Español fue ‘Meteoro’, de Víctor Moreno. Este último recogió el galardón y se lo agradeció “al jurado, al festival y a todo el equipo”, al que deseó “mucha suerte en esta nueva andadura” y “que dure mucho tiempo”.

En el apartado de documentales, el jurado de Tiempo de Historia (conformado por Gala Hernández López, Dario Oliveira y Montse Triola), decidió otorgar el Primer Premio a ‘Between Revolutions’, del cineasta rumano Vlad Petri; el Segundo Premio fue para ‘Retratos fantasma’, del brasileño Kleber Mendoça Filho, y el mejor cortometraje fue ‘Ours’, de la joven suiza Morgane Frund. Además, decidieron conceder el premio DOC. España a ‘Zinzindurrunkarratz’, de Oskar Alegria.

En la nueva sección Alquimias, el jurado (formado por Pedro Barbadillo, Martín Castillo y Céline Pain) acordó reconocer ‘Femme’, el trabajo de Sam H. Freeman y Ng Choon Ping, con una mención especial para la ganadora de Locarno, ‘Critical Zone’, del iraní Ali Ahmadzadeh. La Espiga Arcoíris, que distingue la obra que contribuya a dar visibilidad a la diversidad sexual, fue para ‘Desconocidos’, del británico Andrew Haigh, y además otorgaron una mención especial para la road movie ‘On the Go’, de Julia de Castro y María Gisèle Royo. La Espiga Verde (con una mención especial para ‘Trenc d’alba’, el cortometraje de Anna Llargués) recayó en ‘Muyeres’, la exploración en torno a los cantos tradicionales asturianos que dirige Marta Lallana, que también ganó el premio del público de Punto de Encuentro; el Premio Fundos, a la película que mejor refleja la innovación social, fue para ‘A batalha da rua Maria Antonia’, de la brasileña Vera Egito; y el Premio Fipresci, de la crítica internacional, fue para ‘Sobre todo de noche’, el debut de Víctor Iriarte.

Por último, el jurado del apartado Castilla y León en Corto acordó entregar el premio al mejor trabajo a ‘El rey de la semana’, del burgalés David Pérez Sañudo. En su nombre, el productor leonés Néstor López recogió el galardón y aprovechó la ocasión para “reivindicar el cortometraje y la filmación en super-16”. “Este premio nos ayuda e impulsa, y nos permite ser un poco pesados y seguir moviendo los cortos y haciendo cine”, apuntó. Por último, el galardón de la sección Seminci Joven fue para el film que levantó el telón de esta edición, ‘La contadora de películas’.

Deja un comentario

No dejes ni tu nombre ni el correo. Deja tu comentario como 'Anónimo' o un alias.

Más artículos relacionados

Te recomendamos

Buscar
Servicios