fbpx
Economía

El convenio del Metal divide a UGT y CCOO

UGT y CCOO han roto  la unidad de acción en las negociaciones del convenio colectivo para el sector del metal en Salamanca. CCOO aceptó la propuesta de la patronal de congelar la antigüedad a cambio de estudiar la subida salarial propuesta por este sindicato, mientras que UGR se ha negado a aceptar la renuncia a seguir mejorando la antigüedad.

 

La propuesta que presentó la patronal a los sindicatos era un ultimátum y si no se aceptaba se rompían las negociaciones y se perdían los derechos adquiridos por los trabajadores a lo largo de décadas.

La oferta de los empresarios consiste en limitar el concepto salarial de antigüedad que perciben los trabajadores del sector siderometalúrgico de Salamanca a razón de un 5% por cada cinco años de servicio en la empresa, a un máximo del 20%.

A cambio ofrecen una subida salarial virtual para el pasado año 2014 del 0,75% (virtual porque esa subida quedaría reflejada en las tablas salariales de ese año, pero los trabajadores no tendrían derecho al cobro de atrasos salariales por ese concepto, quedando aclarado así que la subida no es real ya que los trabajadores no la perciben en ningún caso); subida salarial para 2015 del 1,75%, sin cláusula de revisión salarial, y una subida del 3,25% para el 2016 esta vez sí, afectada de revisión salarial desde el mes que se superase esa cantidad y siempre que se mantuviese por encima de ella en el mes de diciembre.

Retroceso de los derechos

La Unión General de Trabajadores mantuvo en esa reunión los mismos planteamientos que ha venido defendiendo desde el inicio de las negociaciones, «no firmar nada que suponga un retroceso en los derechos de los trabajadores del sector«, y así lo expuso a la patronal cuando ésta pidió a las dos centrales sindicales que manifestasen su opinión sobre la posibilidad de llegar a un acuerdo que cerrase la negociación y que reflejase la citada congelación del concepto antigüedad.

La sorpresa vino cuando «el otro sindicato rompió la unidad de acción sindical y realizó una contraoferta económica a la patronal estando conforme con la limitación de la antigüedad, la patronal sopesó esta nueva oferta y realizó la definitiva que fue aceptada por la Federación de Industria del otro sindicato», señala UGT.

Fue la patronal quien anunció que tenía que someter las condiciones de esta oferta a una asamblea con sus representantes, entendiendo que podría defender los planteamientos de la misma y esperando que se alcance con la firma de la misma el acuerdo que cierre la negociación del convenio colectivo. El otro sindicato manifestó idéntica opinión que la patronal en el sentido de que era asumible por su parte la firma en esas condiciones y sólo UGT se mostró totalmente alejada de firmar en esas condiciones el texto del convenio.

Efectos nefastos

UGT dice que los efectos económicos para los trabajadores «son nefastos». Por ejemplo, un oficial de 1ª que lleve en el sector 20 años ya no verá incrementado su salario por el concepto de antigüedad nunca más, o lo que es lo mismo, por cada quinquenio que deja de consolidar pierde, teniendo en cuenta las actuales tablas del sector, 434,46€ anuales. Esto equivale porcentualmente a dejar de percibir anualmente el 3% del global de su salario si se acuerda firmar la propuesta que está encima de la mesa de negociación.

«Tristemente el sector ya tiene un salario bajo, con la firma de la congelación de la antigüedad empobrecemos cada año más a los trabajadores«, concluye UGT.

Noticias relacionadas

Deja una respuesta

Botón volver arriba