Economía

El comercio pide que se cree empleo para reactivar el consumo

El comercio salmantino lleva un año con “altibajos” y cierta “inquietud”, según explica el presidente de Aesco, Benjamín Crespo.

“Las rebajas empezaron muy fuertes y luego se afogonaron. Depende mucho de los funcionarios y como este año tuvieron extra las ventas se animaron en diciembre y enero, pero la situación es la que es: no hay dinero para consumir y también aumenta el paro el comercio y eso va en contra del consumo”, comenta.

La semana anterior a la Semana Santa fue “floja” porque “la gente no se puede gastar el dinero en una cosa y otra. Hay que crear empleo para que se reactive el consumo”, sentencia Crespo.

La Semana Santa ha sido muy positiva para el sector turístico salmantino, incluido el comercio, que abrió el Jueves Santo y el domingo. Esta experiencia ha servido para poner de manifiesto, una vez más, que no hay demanda suficiente en Salamanca para abrir los comercios todos el año.

Peculiaridades

Así lo afirma Benjamín Crespo, presidente de la Asociación de Empresarios Salmantinos de Comercio (Aesco), quien reconoce que la Semana Santa fue buena, pero con las peculiaridades propias de Salamanca, incluso cando está llena de turistas.

“En el centro estuvo bien, más o menos como en años anteriores, porque el tiempo acompañó. El Jueves Santo (uno de los seis domingos y festivos que se han añadido este año al calendario de aperturas) muchos comercios no abrieron fuera del centro (no tenían obligación de hacerlo), y el domingo estuvo bien en el centro y flojo en en el resto de las tiendas”, comenta Crespo.

Los establecimientos del centro, que son los que reciben las visitas de los turistas, “tuvieron cifras aceptables de negocio comparándolas con el año pasado. En el resto, como siempre”, comenta el presidente de Aesco.

Benjamín Crespo asegura que “la apertura no fue masiva, sólo en el centro y debido a las franquicias, y el domingo, menos que el jueves”.

Demanda abastecida

Estas vacaciones pusieron de manifiesto, según el representante del comercio salmantino, “que la necesidad de apertura por el turismo está completamente abastecida. Hay que recordar que las tiendas de menos de 300 metros cuadrados pueden abrir todo el año, como las de artículos turísticos del centro. El resto no tiene una demanda suficiente como para ser rentable abrir todo el año”, matiza.

Crespo recuerda que la mayoría del comercio salmantino está gestionado por autónomos y familias, “y tienen que conciliar la vida familiar y la laboral, y no hay una demanda suficiente como para que sea rentable abrir todo el año”, insiste.

“La demanda está perfectamente abastecida con las aperturas normales. Abrir más domingos no da más ventas ni más rentabilidad, sino más costes. Los turistas están abastecidos con las tiendas de embutidos y regalos, que son las que funcionan”, precisa.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba