General

Llegaron las novatadas

Un elemento que se puede observar por el centro de la ciudad y que indica que el curso académico y universitario ha comenzado son las novatadas. Solamente es necesario darse un pequeño paseo por la Plaza Mayor de nuestra ciudad o por los distintos campus universitarios para observar las bromas y travesuras que tienen que soportar los novatos por parte de sus veteranos. Las novatadas las “sufren” por parte de los veteranos de su misma carrera o por parte de los veteranos de su residencia universitaria: algunos por partida doble.

A pesar de que en los últimos años las novatadas han generado controversia –bien por determinadas bromas humillantes, por algunos incidentes causados en campus de otras universidades españoles o bien por el desorden que han causado en alguna parte de la ciudad- quiero destacar la importancia que tienen las novatadas como elemento fundamental de la vida universitaria salmantina.

En primer lugar, las novatadas juegan un papel fundamental en la cohesión entre los estudiantes y además fomentan la integración de los nuevos alumnos. Estos nuevos alumnos son muy jóvenes en su mayoría –con dieciocho años recién cumplidos o por cumplir-. Muchos han abandonado el hogar familiar y sus ciudades de origen por primera vez, y se enfrentan a una situación extremadamente nueva para ellos. Son muchos los que tienen que sufrir un largo proceso de adaptación a su nueva vida, para el cual es imprescindible que hagan nuevas amistades. Además, el ambiente universitario es muy distinto al ambiente que han conocido en los centros de enseñanza secundaria, a pesar de que la enseñanza en el marco del Espacio Europeo de Educación Superior ha intentado menguar esas diferencias.

Los novatos disfrazados y 'sufriendo' las bromas de los veteranos en la Plaza Mayor.
Los novatos disfrazados y ‘sufriendo’ las bromas de los veteranos en la Plaza Mayor.

Este nuevo ambiente suele ser más impersonal y no es fácil establecer vínculos de amistad en los primeros momentos. Quizá las novatadas ofrecen el escenario perfecto para que muchas amistades y grupos de amigos se establezcan. También pueden servir para que muchos nuevos estudiantes –especialmente los más tímidos- pierdan ese miedo inicial que puede impedirles su socialización. Además de lo mencionado anteriormente, las novatadas presentan a los estudiantes uno de los aspectos más atractivos de la vida universitaria y de Salamanca: la fiesta. La fiesta, siempre vinculada a la universidad y que tiene un gran valor para ellos. Si el alumno se lo propone, la fiesta y el ocio nunca estarán reñidos con su posterior rendimiento académico.

En segundo lugar, las novatadas encierran una gran tradición de la institución académica que puede remontarse a la Edad Media. Si bien esta tradición ha ido cambiando con el paso de los años, es muy positivo que se mantenga. Además, en ciudades universitarias de tamaño pequeño-mediano, como es el caso de Salamanca o Santiago de Compostela, son también un elemento turístico que da mucho color a estos días del inicio del curso.

Por lo tanto, siempre que se mantenga el respeto hacia Salamanca y hacia sus habitantes, y siempre que no sobrepasen la barrera de la humillación, las novatadas tienen que ser apreciadas por el gran valor que tienen. Como dice el himno universitario por excelencia “Gaudeamus igitur, iuvenesdumsumus” (Alegrémonos pues, mientras seamos jóvenes).

¡Feliz inicio de curso a todos los universitarios!

Por: José Manuel Muñoz Félix


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba