Local

Aparecen nuevos restos en el Pozo de las Nieves

La Comisión de Fomento ha dado este martes el visto bueno al proyecto complementario de las obras de restauración de las Tenadas y Pozo de las Nieves del Convento de San Andrés para conservar y poner en valor nuevos elementos históricos y arqueológicos hallados durante las obras.

 

El Ayuntamiento incluirá en la rehabilitación estas estructuras descubiertas «por su valor cultural, suponer una mejora de la accesibilidad y facilitar la comprensión de la funcionalidad original de los espacios recuperados».

En concreto, se integrará un nuevo pozo hallado en el patio original del Convento, que está asociado posiblemente a la red de drenaje del Pozo de las Nieves y regulación del nivel freático de las aguas de las galerías subterráneas adyacentes.

Del mismo modo, se recuperará el acceso al fondo del pozo de la nieve a través de una boca de hombre (estructura metálica) para las labores futuras de mantenimiento, dadas sus dimensiones y profundidad. En este sentido, el Consistorio valorará la posibilidad de habilitar este acceso para la visita pública ofreciendo unas perspectivas únicas de un elemento tan singular.

Este nuevo proyecto contempla también el tratamiento del acceso original que se abre a la bodega de entrada a las galerías subterráneas y la consolidación de sus muros estructurales que presentan zonas puntuales en mal estado, así como la reposición de diversos elementos, como los dinteles en la casa del peón caminero y la recuperación de elementos novedosos ocultos como la cubierta y chimeneas del Pozo de las Nieves.

Estos trabajos serán posibles gracias a un presupuesto de licitación de 56.359 euros.

La restauración

Por otra parte, el Ayuntamiento de Salamanca continúa con las obras de restauración de las Tenadas y Pozo de las Nieves del Convento de San Andrés destinadas a poner en valor los restos del Convento de la Orden del Carmen Calzado, junto a la Puerta de San Pablo.

Esta intervención, que tiene un presupuesto de 185.860 euros, se lleva a cabo en dos bodegas abovedadas utilizadas como caballerizas y en los posibles restos de una de las torres del colegio, utilizadas parcialmente desde finales del siglo XIX como casa del peón caminero y taller eléctrico.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba