LocalPortada

Podemos mueve ficha

  • La formación quiere der al salto de revelación electoral a convertir la indignación en un cambio político

 

Podemos, la formación liderada por Pablo Iglesias, quiere dar el salto para pasar de ser una revelación electoral, flor de un día, a convertirse en una alternativa consolidada, que quiere romper con la actual situación, convirtiendo la indignación social en poder político, “en voluntad popular de cambio y apertura democrática”.

 

Así lo explica en su carta de presentación ante los salmantinos que se acercan a este movimiento social y político que ha canalizado el descontento de los indignados ante el modo de gestionar la crisis y el reparto de los sacrificios.

Una seria amenaza para el bipartidismo, que ha salido tocado de las últimas elecciones europeas, que tiene unos meses para construir una verdadera alternativa de cara a los comicios municipales, autonómicos y generales del próximo año.

La precariedad de su organización y de medios contrasta con el ingente caudal de ilusión y simpatía que ha despertado entre miles de salmantinos y 1,2 millones de españoles que optaron por entregarles su voto.

En su última asamblea ya distribuyó entre los que acudieron para informarse de sus planes, proyectos y propuestas una carta de presentación que es una declaración de intenciones que más adelante deberá concretarse en medidas concretas.

El ciudadano

En ella indica que Podemos “es una herramienta para fomentar el protagonismo popular y ciudadano. Propuestas, demandas, soluciones, debates, ideas. Lo que salga de aquí dependerá de cada uno de nosotros, ‘caminante no hay camino, se hace camino al andar’”, indica.

No es un partido al uso, de momento, ni tiene tal consideración. Está organizado en círculos (lo que en las formaciones tradicionales son delegaciones locales) concebidos como “permanentes lugares de bienvenida, de suma y de extensión”.

Podemos tiene claro que ha conectado con una parte de la ciudadanía que tiene “una voluntad de cambio político” en un momento de “enorme dificultad y empobrecimiento para la inmensa mayoría de las personas”. Nace con vocación de “convertir la indignación en cambio político y para construir democracia a través de la participación ciudadana y la unidad popular”.

En su presentación no se habla de la confrontación entre castas y ciudadanos. Se hace hincapié en estos últimos. “Somos muchos los que creemos que sólo desde la ciudadanía puede venir la solución, como antes llegaron otras pequeñas pero significativas victorias como la protección al desempleo, la defensa de las familias frenando los desahucios o la garantía de los servicios públicos”.

Corrupción del bipartidismo

Apela a la movilización popular, la desobediencia civil y “la confianza en nuestras propias fuerzas”, pero también considera imprescindible “forjar llaves para abrir las puertas que hoy quieren cerrarnos: hacer llegar a las instituciones la voz y las demandas de esa mayoría social que ya no se reconoce en esta UE ni en un régimen corrupto sin regeneración posible”.

Concluye diciendo que Podemos es “la voluntad de convertir la indignación en poder político de ruptura con la actual situación, que exprese nuevas formas de relacionarse con la política y que suponga una amenaza real para el régimen bipartidista del PP y PSOE y para quienes han secuestrado nuestra democracia. En definitiva, que la ciudadanía mueva ficha para convertir el pesimismo en optimismo y el descontento en voluntad popular de cambio y apertura democrática”.

 


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba