Salamanca

La otra Salamanca en México (Guanajuato)

Acompáñanos a conocer la otra Salamanca en México. www.lascronicasdesalamanca.com te lleva a una ciudad en la que el desarrollo industrial no ha logrado ocultar su aire colonial. Rica en una herencia española que es evidente hasta en su nombre, pero que ha desarrollado una identidad particular y única. ¡No te pierdas este recorrido por esta ciudad norteamericana!

Datos básicos sobre Salamanca

A pesar de su economía industrial, Salamanca mantiene su carácter provincial. Este rincón de México guarda con orgullo sus tradiciones y su patrimonio. Con una gastronomía que es una mezcla de la cocina de distintas regiones del país debido a la llegada de trabajadores de otros estados. Una artesanía encantadora y muchos lugares que hablan de la historia de la ciudad y del país.

Pero antes de conocer l detalle esta ciudad, comenzaremos con algunos datos básicos de la Salamanca mexicana.

Ubicación

La ciudad se encuentra en el estado de Guanajuato, en el centro norte de México. Es un valle rodeado por varios cerros, en el corredor industrial del Bajío. Allí los españoles junto a un grupo de indios otomíes establecieron estancias de ganado mayor y la convirtieron también en una tierra de explotación agrícola, aunque escasa al principio.

Límites

¿Con quien colinda Salamanca gto? El municipio de Salamanca colinda con Guanajuato -capital del estado-, Dolores de Hidalgo y San Miguel de Allende al norte. Al sur se encuentran los municipios Jaral de Progreso y Valle de Santiago.

Hacia el oeste limita con los municipios Irapuato y Pueblo Nuevo. Y en el este comparte frontera con Cortázar, Villagrán y Juventino Rosas.

Habitantes

Si te preguntas ¿cuántos habitantes tiene Salamanca Guanajuato? La respuesta es que, de acuerdo al último censo que se realizó en 2015, la población de la ciudad la conforman 273.271 habitantes. Cabe destacar que buena parte de su población llegó desde otros estados en años recientes. Esto a consecuencia de un intenso desarrollo industrial y comercial que abrió numerosas plazas de trabajo en el área.

¿Por qué se llama Salamanca?

La Villa de Salamanca recibió este nombre como un homenaje a su fundador, Gaspar de Zúñiga y Acevedo. Quien era oriundo de Salamanca, España.

¿Cómo es la economía de la ciudad?

La industria petroquímica y automotriz son los pilares de la economía en Salamanca. Desde 1950 funciona la Refinería Antonio M. Amor, alrededor de la cual se han creado otras empresas que le prestan servicio.

Las empresas de autotransporte tuvieron un gran impulso con la inauguración de la Planta Automotriz Mazda en 2014. A su vez, ambas industrias han servido para desarrollar el turismo industrial en la región.

Un poco de historia

El 1 de enero de enero de 1603 fue cuando se fundó Salamanca, Guanajuato. Con la elección del primer cabildo de la localidad. El nombre que se le otorgó en ese entonces fue Villa de Salamanca. Antes de la llegada de los españoles, quienes ocupaban estas tierras eran los indios otomíes, quienes la llamaban Xidoo o “Tierra sobre tepetate”.

La categoría de ciudad le fue concedida en 1895 cuando Joaquín Obregón González era gobernador del estado.

La historia de Salamanca incluye su participación en eventos decisivos de la historia de México. Como lo fueron la independencia y la Revolución Mexicana.

Durante la lucha por la independencia, el sacerdote Miguel Hidalgo –una de las figuras principales de la independencia mexicana- llegó a Salamanca el 24 de septiembre de 1810. Encabezaba el ejército insurgente junto con Allende, Abasolo y Aldama.

Allí aprehendieron a un grupo de españoles. Hidalgo nombró las autoridades que quedarían a cargo y se juntó dinero y materiales que serían usados para continuar la causa independentista. A esta se unió buena parte de la población, entre quienes destacan los guerrilleros insurgentes Albino García Ramos y Andrés Delgado “El Giro”; además de la heroína María Tomasa Estévez, quien fue capturada y ejecutada en 1814.

Durante la revolución, Salamanca sirvió a Francisco Villa para reunir a sus soldados antes de enfrentarse a las tropas del general Álvaro Obregón en la Batalla de Celaya en 1915. Meses más tarde, después de la derrota de Villa, uno de sus generales ataca la ciudad. Esto provocó la intervención del ejército al mando del gobernador del estado que terminó con el fusilamiento de 12 personas, uno de los episodios más sangrientos que vivió la ciudad.

¿A dónde ir en Salamanca Guanajuato?

Cristo Negro-Salamanca

Salamanca tiene un atractivo especial. El centro histórico está alejado del carácter industrial que impone la industria petroquímica y ha mantenido su esencia de provincia mexicana.

Hay mucho que ver en Salamanca. Su atractivo turístico es indiscutible y un destino fascinante para quienes les atrae el turismo religioso. Uno de los mejores momentos para visitar la ciudad es en Semana Santa cuando se venera al Cristo Negro y se realiza la Feria de Salamanca.

La ciudad cuenta con numerosos templos y monumentos arquitectónicos religiosos por los que vale la pena hacer un recorrido. Si estás buscando dónde comenzar tu paseo aquí te recomendamos algunos de ellos:

  • Cruz Atrial Tequitqui. Las cruces atriales son un tributo de los artesanos indígenas a los evangelizadores que les enseñaron la religión católica. En Salamanca hay al menos dos de estas cruces, una se encuentra en el Templo de las Nativitas y la otra, conocida como Tequitqui, en el templo San Juan Bautista.
  • Templo del Señor del Hospital. Es allí donde se encuentra el Cristo Negro, una imagen hecha en pasta de caña con más de 500 años de antigüedad. La construcción neoclásica se terminó en 1924 y desde entonces se convirtió en el hogar del Cristo. Otro de los atractivos es la pintura de la Virgen de Guadalupe rodeada por esculturas de ángeles.
  • Templo de San Agustín. Es una construcción de estilo barroco que se llevó a cabo entre 1615 y 1706. Tiene once retablos en su interior y se conoce como una “explosión dorada” debido a que los retablos están terminados por láminas de oro.
  • Parroquia Santa María de Nativitas. Construida en la segunda mitad del siglo XVII con estilo colonial. Destaca por su portada de tres cuerpos labrada en cantera, su bóveda de cañón y los muros sin decorar.
  • Parroquia Antigua. Es la segunda parroquia construida en Salamanca y está ubicada frente a la Plaza de los Niños Héroes. Su fachada tiene varios estilos de barroco y en el interior hay retablos neoclásicos.

Además de estas, hay otras obras religiosas que son dignas de admirar. Por ejemplo, el Templo de las Tres Caídas, el de San Gonzálo, el de los Milagros; la parroquia Santa María Reina de la Paz. El ex convento de San Juan de Sahagún o la Capilla de San Juan de la Presa, que es la primera de la ciudad y dónde también se encuentra otra cruz de piedra.

Otros lugares para visitar

No todo se trata de turismo religioso. En Salamanca hay muchos lugares para que los viajeros disfruten y conozcan la cultura de la ciudad.

Desde el zócalo de Salamanca puedes iniciar el recorrido por las calles de la ciudad. En sí mismo, esta plaza es uno de los sitios que no te puedes perder. Está a pocos metros de la zona comercial y es perfecto para partir hacia varios de los lugares que mencionaremos a continuación.

La Plaza hidalgo, ubicada frente al templo de San Agustín, tiene un monumento dedicado al sacerdote y a salamantinos ilustres. No está muy lejos del zócalo. Al lado de la Plaza Mayor también se encuentra la Plaza de los Bandos, que es menos conocida pero vale la pena acercarse a ella.

Allí, en la Plaza de los Bandos, se mantiene en pie la Casa de Doña María la Brava, construida en 1485 y muestra cómo eran las casas de la nobleza española en aquella época.

La Casa de la Cultura se encuentra junto al ex convento de San Juan de Sahagún, en lo que era el claustro menor.

También puedes visitar la Galería del Bicentenario, donde se muestran escenas de la guerra de independencia hechas en cera. Hay que destacar que los trabajos en cera escamada es una de las mayores tradiciones artesanales de Salamanca y estas creaciones son muy llamativas para los turistas.

No te pierdas estos lugares

En la Rotonda del Bicentenario se muestran las 34 banderas de la historia de México, donde destaca la actual en un asta de 30 metros.

Para conocer un poco de la Salamanca medieval visita la calle Libreros. El Museo Oriental, el Museo de Hidalgo, la Casa de la Inquisición, la Casa típica de las ollas y la estación de ferrocarril son otros puntos de la ciudad que merecen la pena la visita.

Y la visita a Salamanca, Guanajuato no está completa sin probar su gastronomía. Las enchiladas con patas de cerdo o cecina son la comida típica de esta región. Pero hay una receta muy bien guardada por algunas familias que solo encontrarás en esta zona. Se trata de las nieves de pasta. Son helados cremosos con sabores a almendra, vainilla, pasas, nuez, canela o miel y que recuerdan a las galletas de pasta, de allí su nombre.

Salamanca en México tiene un poco para todos. Tanto para el visitante como para quienes deseen vivir en esta hermosa ciudad. Cuéntanos que te ha parecido este post a través de nuestra página de contacto.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba