Local

«La Justicia es pobre y nadie quiere darle medios»

Nos recibe en su despacho de la Fiscalía y con agrado, conversamos con Juan José Pereña en el más amplio sentido de la palabra. Nos pone al día de los pocos medios con los que cuenta la Justicia, de lo poco que le preocupa al Estado la Educación, con mayúsculas, al igual que la Sanidad, de que exigimos muy poco y asegura que un país que no respeta a sus instituciones, lleva mal camino.

 

Si le digo: las mentiras tienen las patas muy cortas. Usted qué me responde.
Las mentiras deben de tener las patas muy cortas. Se coge antes a un mentiroso que a un cojo.

Entonces. ¿Por qué mentimos?
Porque queremos engañar…

¿A quién? Si con la mentira solo nos engañamos a nosotros mismos.
O no. Hay mentiras para uno mismo y otras para que se las crean los demás.

En un juicio. ¿Se miente mucho?
Sí.

¿Se pilla al mentiroso?
Sí.

¿Siempre?
Normalmente sí, pero hay veces que no.

¿Tendrían que darnos más cultura de leyes en la escuela?
En la escuela nos debería de educar más. Y, en casa, también.

¿En el conocimiento de las leyes o en todo?
En todo. Para mí, el gran problema de este país es la educación.

Juan José Pereña.¿Defenderíamos mejor nuestros derechos si conociéramos las leyes?
Sí y tendríamos más respeto a los demás. El delito no deja de ser una falta de respeto a los demás.

Desmiéntanos eso de que hay una justicia para ricos y otra para pobres.
Hay una Justicia para todo el mundo. ¿Hay una medicina para ricos y otra para pobres?

A veces sí.
Pues a veces sí. Si tienes más medios para contratar un abogado mejor que otro, o presuntamente mejor, porque luego habría que ver los resultados de los juicios.

Sáquenos de dudas. ¿Es más importante el abogado o los peritos que lo acompañan?
Todo influye. Un buen perito puede ganar un juicio y un buen abogado, también. Depende del tipo de delito. Ahora parece que todos tenemos en mente los delitos económicos, que son los que están en la televisión. Evidentemente un buen perito en delitos económicos puede valer su peso en oro.

¿Cuáles son los delitos más difíciles de investigar?
Todos los que lleven corrupción: cohecho, prevaricación, tráfico de influencias, negociaciones prohibidas, más los llamados delitos económicos. Estos últimos, tenemos la ventaja de contar con los peritos de Hacienda. Pero, fuera de los que van contra la Hacienda pública, no tenemos peritos.

¿Es una de las deficiencias que tiene la Fiscalía?
La Fiscalía y la Justicia. ¿Hay justicia para ricos y otra para pobres? El problema es que la Justicia es pobre, pero de solemnidad, y nadie quiere que tenga medios. Ni este gobierno, ni el anterior, ni el que venga. Nadie quiere que tenga medios.

¿Por qué los juzgamos a ellos, a los amigos,..?
Primero: porque los juzgamos a ellos; segundo: porque mientras la Justicia vaya mal, no hablamos de política. Pasa lo mismo con la Sanidad, la Educación. ¿Cuándo han ido bien en España? ¿Cuándo se han hecho pactos de Educación?

Nunca.
Así pasa lo que pasa. ¿Qué respeto tienen las últimas generaciones a las instituciones? Ninguno. Un país que no respeta a sus instituciones lleva mal camino. De eso me maravillan los anglosajones. Respetan al Parlamento, en su fondo y en sus formas, ves que todos llevan chaqueta y corbata, sean de extrema derecha, extrema izquierda, derecha, izquierda o centro. Tienen una tradición, la cumplen y punto.

¿Nos creemos la Democracia?
Es distinto, no tiene nada que ver.

¿Entonces qué no nos creemos?
El respeto está en la educación.

Juan José Pereña, en el patio interior de los Juzgados de Salamanca.
Juan José Pereña, en el patio interior de los Juzgados de Salamanca.

Volvamos al principio de la conversación. ¿Qué déficit de educación, de valores, tenemos?
Somos muy permisivos. Desde lo más gordo a lo más leve.

¿Eso no socaba en perjuicio de nuestro país para ponerlo en valor?
Muchísimo. ¿Qué es un país? ¿Qué es un estado? Si no son sus instituciones. Si no respetamos el Congreso, si se puede ir a un Palacio de Justicia a mentir, a insultar a quién sea,… ¿Dónde vas con eso? Si no respetas a las instituciones del Estado, no estás respetando el Estado.

Si no respetamos el Estado, tampoco a nosotros mismos…
Es que somos parte del Estado. La soberanía está en el pueblo. Pero, eso parece muy difícil de entender en determinados sectores.

Quizá porque sólo nos piden la participación una vez cada cuatro años.
Ya, pero eso es culpa nuestra.

No les exigimos.
Claro.

Volvemos a la cultura democrática…
Hemos vivido una época de vacas gordas donde hemos estado mirando para otro lado, mientras nosotros tuviéremos para salir a tomar una caña.

¡Qué pobres somos!
Es así. Exigimos muy poco.

Ustedes, en la Justicia. ¿Exigen poco? ¿Necesitan más?
Necesitamos más medios.

¿Pídanlos?
¿Qué pida?

Sí.
Pido: independencia. Pido: no injerencia. Pido: medios… Me explico: puedo encender el ordenador, entrar en gmail y que me diga, por favor actualice el explorador. No puedo. De ahí para arriba, lo que quiera.

¡Eso es lo mínimo!
Pues no lo tenemos. Hay herramientas para trabajar, para calcular indemnizaciones, que solo trabajan con Google, pues el Ministerio no pone el explorador de Google, que es gratuito, porque no quiere. Por poner un ejemplo: se recanean bolígrafos, rotuladores,… No hablo de peritos. Hay un perito para todos los juzgados y lo perita todo…

Pues tiene mucho trabajo.
Muchísimo. A veces pagan un perito de joyas, porque ya no se atreve a peritar joyas, hay uno de muebles y otro de inmueble. No hay nada más y cuando se acaba el presupuesto, se acabó.

Por curiosidad. ¿Hasta cuánto hay de presupuesto?
No lo sé, porque no tengo las cuentas, pero cuando llega octubre o noviembre andamos mal, que no llega, que no llega.

Hay que delinquir en diciembre.
(Risas) No, porque luego te toca el juicio en mayo.

(Carcajada)

El ‘problema’ de la Justicia es que ante la carencia de medios, todos los que trabajamos aquí, desde el funcionario de abajo, hasta el de arriba, tiramos para adelante.

Juan José Pereña, fiscal Jefe de Salamanca.
Juan José Pereña, fiscal Jefe de Salamanca.

El no contar con medios. ¿Les perjudica anímicamente?
¡Hombre, claro! Es frustrante.

Llegar, encender el ordenador y que no funcione…
Y la Justicia digital no existe. Es falso. Bueno, existe, pero no funciona. Vas a reuniones con el Ministerio y te das de cabezazos porque te dicen que funciona y tú lo ves todos los días y sabes que no funciona. Pero ellos dicen que sí.

La libertad es el mayor tesoro que tenemos. Cuéntenos. ¿Qué perdemos cuando la perdemos?
Todo. Si no eres libres, pero ojo, la libertad, no el libertinaje.

La libertad no es solo que te metan en una cárcel. La libertad está en que ustedes trabajen bien…
Hay personas que no tienen para comer… ¿Son libres?

Cuando juzgan a personas que tienen ese tipo de carencias básicas. ¿Se tiene en cuenta?
Sí. Pero, no exonera de responsabilidad. Lo consideramos. Hay atenuantes para esto, como el estado de bienestar incompleto, desde hurto famélico,… Es muy difícil de aplicar porque se exige que hayas agotado todas tus posibilidades. No puede ser de otra manera, porque si no nos tomaríamos la justicia por nuestra mano. Pero, si se tiene en consideración, como también si es adicta a las drogas. Sé que cuando lees los tabloides digitales, en los que está permitido insultar y mentir y decir barbaridad con absoluta libertad, llamémoslo así, protegidos por el anonimato, dicen burradas y un adicto a la droga es una cosa muy seria. Es mejor meterlo en un centro de rehabilitación y que salga una persona nueva, que meterlo en la cárcel y que salga el que entró. Y a la inversa.

¿A qué se refiere?
El que tiene posibles y delinque hay que sancionarlo más, porque ha tenido posibilidad de elegir. Porque hay personas que no la tienen. He visto a personas que sabes que son carne de cañón, solo por donde han nacido.

[pull_quote_center]La hemeroteca costaba trabajo, ahora pones tu nombre en Google y sale tu vida y milagros.[/pull_quote_center]

¿Tienen herramientas para ir contra los que insultas y calumnian en las redes sociales o medios digitales?
Es muy difícil perseguir eso. Pero, son más duros los tabloides digitales, donde se pone una noticia sin contrastar y se deja que todo el mundo diga lo que quiera. Eso, por mucho que la prensa crea que no es responsabilidad suya, es exactamente igual que, por poner un ejemplo, publicar las cartas al director. Tú eres responsable de lo que se publica en tu periódico.

Sí.
Debes de tener un moderador que diga esto no se publica.

Sí. En La Crónica de Salamanca no se puede insultar en los comentarios.
De los titulares falsos. ¿Qué porcentaje se persigue? Es que las personas no quieren líos. ¿Para qué? Hay un refrán que dice: la mierda cuanto más se remueve, más huele. Me lo trago y lo dejo estar ahí. Ya vendrá otra mierda después. Eso funciona así.

Antes la hemeroteca estaba ahí, siempre. Ahora, Google está ahí, también siempre.
Sí. Hay derecho al olvido, pero es meterse en líos. La hemeroteca costaba trabajo, ahora pones tu nombre en Google y sale tu vida y milagros.

¿Cree que esto tendrá límites?
Es ponerle puertas al campo. ¿Regular internet? ¿Dónde están los servidores? Si desaparece Google, que no lo hará, aparecerá otro y hará lo mismo. Al final es un código deontológico de autoregulación.

De esas empresas…
Claro. Como habrá uno de prensa, lo habrá de multinacionales,… que son todos anglosajones, que tienen su puritanismo para unas cosas y su laxitud para otras.


Noticias relacionadas

Un comentario

Deja un comentario

Botón volver arriba