Local

La ruta de las calaveras: más allá de la rana

 

Miles de turistas levantan la vista y enfocan con sus cámaras en busca de la calavera con la rana, símbolo de la ciudad de Salamanca y protagonista de la fachada plateresca de la Universidad. Esto sucede cada día, mientras otras calaveras humanas, igualmente cargadas de historia, talladas a mano y, en ocasiones, con mayor detalle en cuanto a su diseño, pasan desapercibidas en la ciudad.

 

general_0Son varias las teorías sobre la calavera en la que se aposenta un batracio, y el afán por dar con ella para tener buena suerte o éxito en los estudios deja en un segundo plano a los otros dos cráneos que decoran la pilastra en la que esta se encuentra dentro de la fachada de la Universidad, situados ambos a la derecha de la gran protagonista, aunque sin anfibio que los corone.

La misma portada de la Universidad incluye otros tres cráneos de mayor tamaño, incluso tallados con más detalle y más fáciles de encontrar. Una vez localizada la pequeña rana, hemos de mirar más arriba. La fachada, tipo ‘telón’, está dividida en tres franjas horizontales llamadas pisos. El segundo de ellos incluye dos calaveras y, en el tercero, otra más, atravesada por dos dragones.

Cristo CatedralHuesos a los pies de Cristo

La recopilación de representaciones óseas bien puede continuar dentro de la Catedral Nueva, donde daremos con tres calaveras más para nuestra lista, situadas a los pies de la imagen del Cristo de la Agonía Redentora, una talla anónima del siglo XVI. El montículo de tonos verdes sobre el que se clava la cruz incluye también varios huesos.

Sin salir de la Catedral Nueva daremos con el que probablemente es el hallazgo más macabro de esta ruta, que se encuentra en la Capilla de Todos los Santos o Dorada. En ella mora desde tiempos inmemoriales no un una calavera, sino una especie de cadáver momificado de rostro agónico, con una rana en la entrepierna, y apoyado a un escueto ataúd. Bajo la talla se sitúa la inscripción de “Memento mori” (del latín, “recuerda que vas a morir”).

Las DueñasMonstruos de otro mundo

Y, siguiendo con imágenes cadavéricas birzarras que superan con creces a la archiconocida calavera con la rana, llega la cita ineludible con las que decoran el claustro del Convento de las Dueñas. Una docena de cráneos de distintas formas y tamaños se mezclan con el resto de seres tenebrosos que habitan los capiteles y arcos de piedra arenisca del convento de Santa María (año 1533).

Incluso es posible agregar dos cráneos más sin abandonar este enclave casi fantasmagórico. Se trata de dos calaveras esculpidas a los pies de dos figuras de pequeño tamaño que representan a Jesús crucificado, concretamente dos cristo de marfil de los siglos XVII y XVIII. La exposición que ejerce de antesala a la planta superior del claustro acoge varias imágenes religiosas, y entre ellas se encuentran los dos crucificados.

Casa MuertesOtro de los monumentos en los que seguir coleccionando calaveras pertenecientes a tiempos pasados es la Casa de las Muertes (año 1.500). Su denominación es más que oportuna para la ruta que nos ocupa, y nos llevará a sumar otras cuatro calaveras más. El arquitecto Juan de Álava decidió incluirlas como elementos decorativos de la fachada, en las jambas de las dos ventanas  superiores.

 

Plaza SexmerosAquí mataron a un hombre

A estas alturas del artículo queda claro que esta ruta es apta para frikis de lo macabro, que seguramente disfrutarán con el siguiente destino: la Casa de la Tierra, en la Plaza de Sexmeros. Aquí nos espera otra calavera más, aunque esta no se ve a simple vista. Se trata de una imagen muy rudimentaria tallada sobre una placa de piedra gris. El cráneo es de pequeño tamaño, incluye dos tibias cruzadas y forma parte de un epitafio anónimo de 1792 que, traducido al castellano actual, dice así: “aquí mataron a un hombre, ruegue a Dios por él”.

‘La ruta de las calaveras’ culmina con un miembro joven, de piedra arenisca y también con historia propia, aunque más breve. Para finalizar la colección se une a la pandilla el cráneo esculpido en el monolito al movimiento scout. En la zona del puente romano se colocó en 2014 un monumento para conmenorar los 100 años de escultismo en la provincia.

Monolito ScoutsDe rana a rana

La figura se inspira en el símbolo de la ciudad, ya que, como sucede con la gran protagonista de la fachada de la Universidad de Salamanca, sobre esta calavera también descansa una rana. De oca a oca, diríamos, si estuviéramos jugando al conocido juego de mesa. Pero, en nuestra ‘ruta de las calaveras’, vamos de un anfibio a otro, de un cráneo a otro, de un misterio a otro, en una ciudad donde las leyendas esperan, agazapadas, a que alguien se atreva a desvelarlas.

Por: Imelda Hernández Simón
Comunnity Manager
@ImeldaComUnica

general_1 general_3

Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba