Local

Nuevo varapalo judicial a Mañueco por negarse a retirar símbolos franquistas

El juzgado de lo Contencioso Administrativo número 2 de Salamanca ha ordenado al Ayuntamiento que revoque el Título de Alcalde de Honor de la Ciudad de Salamanca a Francisco Franco Bahamontes, a retirar el Monumento a la Unificación ubicado en la Plaza de las Salesas y a eliminar las imágenes o atributos franquistas, respetando el resto del lienzo, del mural del Salón de Plenos del Ayuntamiento.

 

Esta sentencia a raíz de un recurso interpuesto por IU, tras el silencio del equipo de Gobiernod el PP a su primer requerimiento.

IU expuso que según se desprende del informe del arqueólogo municipal, los citados elementos son piezas no catalogadas en el P.G.O.U por su valor intrínseco que en sentido genérico carecen de un tratamiento y reconocimiento jurídico desde el punto de vista del patrimonio cultural que aconseje su mantenimiento y conservación “in situ”.

El Ayuntamiento, por su parte, alegó sobre el título de Alcalde de Honor de la ciudad que es un título vitalicio que se extingue con la muerte y que no puede ocuparse al mismo tiempo por dos personas, cuando en realidad es perpetuo.

Sobre el mural del Salón de Plenos dijo que no se cumple lo dispuesto la ley de la memoria histórica para que proceda su retirada “ya que no tiene por objeto la exaltación de la sublevación militar o de la Dictadura y concurren razones artísticas para la no retirada del mural”, aunque un informe del arqueólogo municipal decía lo contrario.

En lo que se refiere a la Cruz de los Caídos el equipo de Gobierno del PP dijo que el Decreto de Alcaldía sobre retirada de determinados elementos situados en las vías públicas y edificios municipales estimó parcialmente las pretensiones objeto del presente recurso por lo que Izquierda Unida desistió del recurso y además se procedió a la retirada de la plaza de dicha cruz y se ha sustituido por otra con otra reseña.

Por todo ello, el PP municipal solicitó el rechazo del recurso de IU, aunque su recalcitrante resistencia a actuar contra los símbolos franquistas ha recibido un nuevo varapalo de la justicia, que acaba de recordarle al Ayuntamiento debe cumplir la ley. Y lo hace a rastras, como en el caso del medallón de Franco.

La ley establece que las entidades locales están obligadas a la retirada de los escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones que resalten aspectos positivos o enaltezcan actos relativos a la Guerra Civil, la Sublevación militar y la Dictadura.

Por eso, el juzgado delo Contencioso indica en su sentencia (que es recurrible) que “el Ayuntamiento demandado deberá proceder a la retirada del Título de Alcalde de Honor de la Ciudad de Salamanca a Francisco Franco Bahamontes para lo cual deberá adoptar las medidas necesarias para cumplir referida ley en el ámbito de su incumbencia. No se admiten por tanto las excepciones planteadas por la Administración demandada ya que, examinado el Acuerdo del Pleno de 1 de abril de 1964, del mismo se desprende que la concesión del citado ti?tulo lo fue ‘a perpetuidad’”.

Le pide, igualmente, la retirada del Monumento a la Unificación ubicado en la Plaza de las Salesas. El Ayuntamiento decía que al haberse despojado al monumento de su simbología franquista no procede su retirada. Sin embargo, IU considera que mantiene la iconografía y alegoría representativa de la Falange y del Carlismo Tradicionalista. Partiendo de las conclusiones del informe del arqueólogo municipal, Macarro Alcalde, el monumento no está catalogado en el PGOU por su valor intrínseco, entendiendo que en sentido genérico, carece de un tratamiento y reconocimiento jurídico desde el punto de vista del patrimonio cultural que aconseje su mantenimiento y conservación in situ, siendo factible su retirada.

Así las cosas, la sentencia indica que “procede acordar su retirada sin perjuicio de que, como señala el arqueólogo, pueda conservarse y custodiarse en los fondos del Museo de Historia de la Ciudad por tratarse de un monumentos representativo de un período de la historia salmantina”.

Sobre el mural del Salón de Plenos del Ayuntamiento, IU sostiene que se trata de un mural propagandístico que recoge episodios de hechos históricos de la ciudad hasta 1962 y que van desde Felipe II hasta el propio Franco y se remite al contenido de los informes obrantes en autos en apoyo de su pretensión.

El informe técnico del arqueólogo municipal señala que “se trata de un elemento arti?stico interior, de origen reciente y desvinculado del monumento original. No obstante, dado el contenido general del mismo, en el que se incluyen también episodios o personajes representativos de otras etapas de la historia de la ciudad, en cumplimiento de la ley (de memoria histórica) podrían eliminarse solamente las imágenes y atributos franquistas, respetando el resto del lienzo”; por tanto, la sentencia considera procedente “la eliminación únicamente de las imágenes y atributos franquistas respetando el resto del lienzo”.

Finalmente, en cuanto a la Cruz de los Caídos de Tejares se ha acordado por Decreto de Alcaldía instalar una nueva placa en la base de la Cruz; sin embargo para IU esa sustitución no es suficiente y solicita la retirada del monumento por sus orígenes y dada la finalidad para la que fue construido y la utilización que durante años se ha dado al mismo.

El arqueólogo municipal no se ha pronunciado al respecto y teniendo en cuenta que se ha instalado una nueva placa en la base de la cruz, “puede concluirse que la misma no conserva referencias sobre los hechos en los que se inspiró, por lo que, partiendo de la normativa aplicable, no se considera procedente su retirada”.

Mientras la resistencia del grupo municipal del PP a retirar los símbolos del franquismo se está doblegando en los juzgados, de cara a la galería tratan de presentar una imagen muy distinta. Como la de moción que llevará al próximo pleno “para impulsar la conmemoración del 40 aniversario de la Constitución Española, como homenaje y reconocimiento a quienes hicieron posible que hoy España sea una de las democracias más prósperas y asentadas de nuestro entorno”.

Mostrar más


Noticias relacionadas

Un comentario

  1. Esconder la historia al pueblo es lo que hacen los fascistas cuando llegan al poder.
    Ahora otros viven casi en exclusiva de eliminar todos los vestigios del pasado que estaban ahí para ser “contados”…cada uno desde su punto de vista…
    Mientras, nuestros jóvenes emigran cada día buscando las oportunidades que aquí se le niegan. Ya solamente se ofrecen puestos de camareros y personal de limpieza a precio de “pobres”.
    Ahora, para ser consecuentes con esta “cacería”…deberán mandar derribar el Banco España, la Audiencia, la Casa de la Falange…
    Después los barrios del desarrollismo en nuestra Ciudad…y así…poco a poco…vamos destruyendo todas nuestras etapas históricas…
    Después los yogos y las flechas de los Reyes Católicos porque eran “poco democráticos” …y su medallón en la fachada histórica de la Universidad…y después…
    ¿Qué diría Marx de todo esto?…
    Salamanca es por méritos propios Patrimonio de la Humanidad, Ciudad Histórica y borrar la historia porque no nos gusta es borrar nuestro pasado, nuestros méritos…no nos extraña que posteriormente en las elecciones…los votos a estos partidos sean tan minoritarios…
    Tendrían que estar luchando por desenterrar a todos los muertos de las cunetas y lugares no legales y hacer homenaje a cada uno de los que lucharon con su vida por sus ideas sin violentar al resto…eso sí lo apoyamos…pero el resto…

Deja un comentario

Botón volver arriba