Local

¿A quién le interesa el puerto seco?

El puerto seco es un proyecto sobre infraestructuras terrestres que hasta ahora, y desde hace 12 años, se encuentra en vía muerta. Su objetivo es crear una plataforma intermodal para que Salamanca sea una provincia estratégica del transporte de mercancías en Europa.

 

El PP en el Ayuntamiento acaba de presentar una propuesta, de momento apoyada solo explícitamente por Ciudadanos (suficiente para ser aprobada), para inyectar en este proyecto 8,5 millones y reactivarlo de cara a 2019.

Aparte de esa aportación de dinero, se construiría un polígono industrial en la zona de peña Alta, el descampado que hay frente a la zona del actual Mercasalamanca, al otro lado de la carretera de Vitigudino, justo antes de llegar a Doñinos.

Y de momento nadie quiere apostar por este proyecto, salvo el Ayuntamiento de Salamanca, que está dispuesto a desembolsar semejante cantidad, incluso sin contar con el informe favorable del secretario municipal y del interventor del Consistorio.

La Junta no encuentra el momento de salirse tras verse implicada hace años en él. La UE ha rechazado su inclusión en el reparto de fondos comunitarios en dos ocasiones. Pero el Ayuntamiento sigue empecinado en seguir adelante. Sobre todo el edil de Hacienda, Fernando Rodríguez. ¿A quién le interesa realmente esta operación?

Todo arranca en 2005, cuando se constituyó la empresa Zaldesa (Zona de Actividades Logísticas de Salamanca), participada al 50% por Cetramesa (el Centro Integral de Mercancías de Salamanca) y Mercasalamanca.

Mercasalamanca es la concesionaria del Mercado de Salamanca y el Ayuntamiento tiene el 51% de su capital.

Es a través de Mercasalamanca como el Consistorio entra en Zaldesa.

En 2009, el Ayuntamiento le adjudica a Zaldesa la construcción y explotación del Puerto Seco (el proyecto sale a concurso y esta empresa es la única que se presenta).

Ese año, Zaldesa compra una serie de terrenos en el sector de Peña Alta (el descampado que hay frente al actual Mercasalamanca), con un préstamo de 3,9 millones de euros (4,2 millones sumándole los intereses).

Este préstamo acaba siendo asumido por Somacyl (Sociedad de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León S.A.), perteneciente a la Junta.

Ya tenemos implicados en Zaldesa al Ayuntamiento y a la Junta a través del préstamo que pidió Zaldesa para comprar el descampado. Se empieza a gastar dinero a espuertas, la UE lo deja fuera del reparto de fondos comunitarios en dos ocasiones, y no se mueve ni una piedra.

En 2013 el Ayuntamiento compra a Mercasalamanca la parte que tenía en Zaldesa, con lo que el Consistorio se implica mucho más y Mercasalamanca se quita del medio.

El Ayuntamiento ya tiene en sus manos el 49% de Zaldesa. El resto está en poder de Cetramesa (50) y el 1% restante entre otros inversores de forma testimonial.

Ya en 2017, hace tan solo unos meses, el Ayuntamiento decide disolver el contrato con Zaldesa para la construcción y gestión del puerto seco, dado que ya se ha convertido en una empresa participada, en su inmensa mayoría, por dinero municipal y el Consistorio no se puede adjudicar a sí mismo un proyecto.

La semana pasada, Fernando Rodríguez, concejal de Hacienda y presidente de Zaldesa, presentó un proyecto del PP en el Ayuntamiento para invertir 8,5 millones de dinero municipal en el puerto seco en dos golpes: la mitad para comprar acciones de Zaldesa (una ampliación de capital porque tras años de inactividad no tiene ni un euro de liquidez). Para la otra mitad ha diseñado una operación consistente en que primero Somacyl (la Junta) aceptaría cambiar los 3,9 millones más intereses (4,27 millones) del préstamo que le concedió a Zaldesa en 2009, en acciones de Zaldesa, y luego el Ayuntamiento invertiría 4,27 millones en recomprar ese paquete accionarial a la Junta, la cual, a su vez, se comprometería a darle posteriormente al Consistorio una subvención por ese importe. Tras eso, el Ejecutivo regional se desvincularía del proyecto.

Esos 8,5 millones municipales se desembolsarían desde ahora y hasta 2019, año electoral en el que alguno podría quedarse fuera de las listas. Nunca se sabe.

Para entonces ya estaría fuera del proyecto la Junta, lo cual se suma al desinterés de la UE por esta iniciativa (y eso que iba a revolucionar el transporte europeo de mercancías) y el del Gobierno central.

El Ayuntamiento tendría el 49% y Cetramesa (que es una empresa privada y que no dice esta boca es mí ni aportaría ni un euro en todos estos movimientos), tendría el 50% de Zaldesa (el puerto seco).

De este modo, el único que muestra un interés ansioso por sacar adelante este proyecto es el equipo de gobierno municipal, con Fernando Rodríguez, a la sazón presidente de Zaldesa, a la cabeza.

Un proyecto que sería un retiro dorado para cualquier político sin oficio conocido lejos de la política, en una empresa con una dependencia total del Ayuntamiento, que es el que pondría un enorme capital, ya que la empresa privada Cetramesa parece un convidado de piedra.

Frente a esta propuesta, Ganemos ha presentado una alternativa, consistente en que se mantenga la Junta en el accionariado (no haya que recomprar el crédito de Somacyl con dinero municipal y lo asuma la Junta) y que no haya que hacer ninguna ampliación de capital, con lo que el Ayuntamiento se ahorraría esos 8,5 millones de los que habla Fernando Rodríguez.

Luego se analizaría la situación de Zaldesa y en función de las necesidades de liquidez se realizarían, o no, aportaciones alícuotas entre todos sus accionistas (no solo el Ayuntamiento) «si son necesarias y viendo para qué se realizarían», dijo este martes el concejal de Ganemos Gabriel Risco.

¿Por qué no va Cetramesa a la ampliación de capital que propone el PP -solo a costa del Ayuntamiento- si tiene tanto futuro?» el puerto seco, se preguntó Risco.


Noticias relacionadas

Deja un comentario

Botón volver arriba